El PSOE vuelve a la casilla de salida: sin autocrítica, sin soluciones y con respaldo al candidato

Juan Espada ha mostrado su voluntad de continuar en la oposición y volver a presentarse dentro de cuatro años a pesar de cosechar los peores resultados de la historia

Espadas durante la noche electoral en el PSOE.
Espadas durante la noche electoral en el PSOE.

La noche del 2 de diciembre de 2018 fue un velatorio para el Partido Socialista de Andalucía. Susana Díaz cosechaba el peor resultado de la historia del partido en la comunidad y perdían la Junta de Andalucía 37 años después de haber llegado al poder. Aquello fue una carambola, pero también la muestra real de que el PSOE se desengraba desde 2004.

En ese año, los socialistas comenzaron a perder votos. Pese a ello habían mantenido una y otra vez el poder. El discurso de Díaz, con sus 33 escaños fue decir que el PSOE había ganado las elecciones al ser la fuerza más votada en el Parlamento de Andalucía. Que el PP iba a gobernar era secundario, lo relevante es que los socialistas seguían siendo la opción más votada para los andaluces. Unos meses después el PSOE-A chocó con la realidad al ver que Pedro Sánchez recibía 400.000 votos más.

El discurso oficial es que habían tomado nota de los resultados electorales, pero dentro del Parlamento seguían las mismas caras que habían perdido el poder y las mismas actitudes que lo habían provocado. Empezó a haber algunas voces disidentes, pero Susana Díaz se mantenía firme en su puesto y convencida de que podía reeditar lo que hizo Fernández Vara en Extremadura. Mientras PP y Cs gobernaban, el PSOE parecía convencido de que había sido un accidente y de que conservaba la hegemonía. El tiempo pasaba y los socialistas no eran conscientes de que habían caído a la oposición. Así pasaron tres años hasta que la opción del adelanto electoral cogió fuerza y al PSOE le entraron las prisas. Optaron por el principal activo andaluz, Juan Espadas, alcalde de Sevilla, aunque no fuera el perfil que necesitaran en ese momento. Competir con Moreno siendo como Moreno no parecía la mejor opción, pero así lo decidieron los militantes. O eso dicen. 

A partir de ahí se comenzó a mirar a atrás y a señalar cada uno de los errores de Susana Díaz antes y después de perder las elecciones el 2 de diciembre de 2018. Renovación y un nuevo proyecto. A pesar de que Espada había sido consejero 20 años antes y que, en otras ocasiones había apoyado a la propia Díaz. En cualquier caso, la que fuera presidenta de la Junta pactó su salida y consiguió que Espadas no hiciera sangre con su equipo más cercano.

Sin embargo, en cuanto han venido mal dadas, los problemas estructurales del PSOE-A han vuelto a florecer y cada una de las declaraciones que hay recuerdan a lo ocurrido hace cuatro años. De momento, la autocrítica no supera el "no hemos sabido movilizar". Otros señalan la incapacidad para captar al electorado de Ciudadanos, como si esto no llevase pasando cuatro años porque el votante de Ciudadanos es antiguo votante del PP. Espadas, incluso, ha señalado sutilmente a los votantes, "yo soy una persona que, a veces, pongo el acento en asuntos que pasan desapercibidos. Igual esto es problema mío", ha dicho el candidato en La SER. Incluso, ha vuelto a señalar la etapa de Díaz como auténtica causa de los resultados.

Felipe Sicilia, desde la sede nacional, manifestaba el día después de las elecciones que "Juan Espadas ha demostrado que es un magnífico candidato que, en poco tiempo, ha podido trasladar ese mensaje de cambio". Por contextualizar la situación, Espadas ha sacado peores resultados que Susana Díaz y, además, perdió en la ciudad de Sevilla. Una plaza que ha gobernado él mismo durante los últimos siete años.

A esto hay que sumarle el respaldo de Juan Antonio Rodríguez, miembro del Comité Federal del PSOE y antiguo alcalde de Jun, "conocí a Juan Espadas en su campaña a alcalde de 2011. En aquella ocasión no lo consiguió pero justo 4 años después fue el alcalde de Sevilla. No me cabe ninguna duda que dentro de 4 años será el Presidente de la Junta de Andalucía. Los grandes retos requieren grandes esfuerzos".

El candidato socialista ha dejado claro que, pese a los resultados, no se va a marchar y las declaraciones que ha habido hasta el momento son indicios de que será quien opte a recuperar la Junta dentro de cuatro años. En cualqueir caso, la política es volátil y, quizás, dentro de tres años, en el PSOE piensen que hace falta renovar al partido. Pero entonce sno podrán repetir que no han tenido tiempo para dar a conocer un nuevo proyecto.

Sobre el autor:

Emilio Cabrera.

E. C.

Periodista.

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído