El juez Serrano carga contra Vox: "En cuanto se pisó moqueta, se impuso un sistema férreo vertical"

El ya ex parlamentario andaluz del partido de Abascal, que fue candidato a la presidencia de la Junta en 2018, denuncia que la formación arrincona la discrepancia

El ex presidente del grupo parlamentario de Vox, Francisco Serrano, junto al líder del partido, Santiago Abascal. FOTO: VOX ESPAÑA.
El ex presidente del grupo parlamentario de Vox, Francisco Serrano, junto al líder del partido, Santiago Abascal. FOTO: VOX ESPAÑA.

Apenas una semana después de renunciar a su acta y abandonar la política, el que fuera candidato de Vox a presidir la Junta de Andalucía en diciembre de 2018, el juez Francisco Serrano, ha dicho en voz alta lo que muchos dentro del partido (y ya fuera de él) vienen denunciando desde hace mucho tiempo: "El partido es un chiringuito en manos de Abascal y su gente confianza". Las bajas de afiliados son constantes. Solo en Cádiz, como publicaba este pasado martes lavozdelsur.es, se han marchado la mitad de militantes en apenas un año, y el control es férreo para acallar toda voz discordante.

Serrano, al que fuentes del partido aseguran que "le han hecho la vida imposible", lo dice alto y claro en su escrito en su muro de Facebook: "Hubo otros tiempos en los que ser candidato de Vox era sinónimo de estar loco. ¡Bendita locura la de los que siempre hemos estado dispuestos a dar la cara para defender aquello en lo que creemos! Yo nada pedí y nada recibí, salvo la amistad de muchos patriotas que sufren por una España rota y en manos de quienes quieren su destrucción".

"Eran tiempos auténticos de fatigas, confianza, unidad y consenso en las candidaturas que se completaban incluso con amigos y familiares. Tiempos de duro trabajo de las bases... al final, todo ello sirvió para alcanzar el éxito, pero en cuanto se pisó moqueta, desde Madrid —por la cúpula que preside Santiago Abascal— se decidió cambiar y se impuso un férreo y vertical sistema de organización territorial".

En este punto, relata, "desapareció la confianza, comenzaron las destituciones, a la mínima discrepancia se invitaba, a veces vía comité de garantías, a tomar la casilla de salida, o se arrinconaba a quienes lo habían dado todo por el proyecto. Por eso algunos hemos pasado a la historia, a formar parte del pasado de Vox".

Porque en el presente, ultima Serrano, "solo queda eso, la amistad de quienes tanto desde dentro, o ya desde fuera, tienen claro que por encima del instrumento está el fin que es y debe ser el de defender los intereses de España, los valores y principios que siguen inspirando una lucha en la que yo ahora doy un paso al lado, nunca atrás, para centrarme en mi profesión y mi familia. Mucha suerte a todos".

"No merece la pena aguantar la persecución y presión, y más sin ser un político profesional. Pero, nunca renunciaré a mi libertad, mi devoción por la verdadera justicia e igualdad y al amor por España", dijo la pasada semana Serrano, que está siendo investigado por la concesión de unas ayudas para un proyecto industrial fallido donde él participaba como socio.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído