El ajuste de cuentas del 'sanchismo' tira a la basura 7.628 votos de la militancia del PSOE de Cádiz

Ferraz anula la voluntad de unos 1.900 militantes que participaron votando a sus candidatos al Congreso y al Senado. Juan Carlos Ruiz Boix, el más votado del socialismo gaditano, ni aparece en las listas

Cornejo y Navarro flanquean a Susana Díaz, en el último comité director del PSOE-A
Cornejo y Navarro flanquean a Susana Díaz, en el último comité director del PSOE-A

Si en la teórica negociación de las candidaturas, el PSOE andaluz pedía un pacto "global", sin "imposición a las bravas", ni "humillar a la mayoría de la militancia de Andalucía", el sanchismo, aunque lo niegue en público, ha ajustado cuentas pendientes con el susanismo. Eso deja a las claras el golpe de mano del comité federal del pasado domingo, al revocar las listas al Congreso y al Senado para el próximo 28A que habían presentado, con el apoyo de los votos de la militancia, las agrupaciones provinciales de Sevilla, Cádiz, Córdoba y Almería. El malestar es tremendo pero la orden, pese a todo, es "prietas las filas", pues no solo está en juego la Presidencia del Gobierno, sino también lo que viene después: elecciones municipales y europeas.

Con Susana Díaz en el alambre, pues una victoria de Pedro Sánchez le enseñaría la puerta de salida —ya le dieron un primer aviso desde la cúpula del partido tras el fracaso del 2D—, su número dos, Juan Cornejo, aseguraba que había nombres impuestos desde Ferraz en las listas que ni conocía, pero afirmaba: "Todo el socialismo estará con nuestras candidaturas en defensa del PSOE y su proyecto para España". "Ahora lo que toca es dejarse la piel", resumen. Si Díaz, que sí pudo confeccionar a su antojo las listas de las pasadas autonómicas, se mostraba estupefacta tras la decisión del federal con un críptico "tomo nota", la secretaria provincial de los socialistas andaluces que de forma más vehemente ha expresado públicamente su malestar con el cambio de criterio del PSOE federal es la gaditana Irene García. "Le han quitado legitimidad y voz a la militancia", dijo hace un par de días en la SER.

"Con qué criterios se ha diseñado una candidatura que elimina a todos los miembros aprobados con un 96 por ciento del comité provincial", insistía García, la más beligerante de los jefes socialistas provinciales a los que el federal ha enmendado sus listas. No en vano, el caso de la agrupación gaditana es muy significativo. Si, por ejemplo, en la lista que partió del comité provincial, respaldada por la participación de unos 1.900 militantes de las diferentes agrupaciones de la provincia, la socialista linense Gema Araujo obtuvo un noveno puesto en la candidatura al Congreso con 0 votos, en la modificada por Ferraz ha ascendido a la cuarta plaza.

En total, calcula el PSOE de Cádiz, según ha podido saber este medio, se han tirado a la basura 7.628 votos de la militancia. Juan Carlos Ruiz Boix, que era el cabeza de lista al Congreso con 1.275 votos aglutinados en todas las agrupaciones socialistas de la provincia, fue eliminado para colocar al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska (con 503 votos, el quinto más votado en la lista presentada por el comité provincial). Miriam Alconchel, número 2 al Congreso tras ser votada por 1.146 militantes, tampoco entraba en los planes de Ferraz. En su lugar, Eva Bravo (325 votos y séptima en la candidatura inicial). Saray Soria y Pacote Pizarro, tercera y cuarto en la lista al Congreso en un primer momento, obtuvieron 993 y 954 votos, respectivamente, pero no solo fueron borrados de un plumazo, sino que como número 3 se ha designado a Juan Carlos Campod, que logró solo 37 votos.

Idéntica maniobra se ha producido en la lista al Senado. Si el veterano Paco González Cabaña fue el más votado en el documento que inicialmente se envió a Ferraz, encabezando la candidatura con 1.098 apoyos, la dirección federal le sustituye con María Jesús Castro, quinta más votada por la militancia con 303 votos. Alfonso Moscos, que obtuvo 285 votos, pasa a ser segundo, en detrimento de Isabel Beneroso, que logró 1.085 apoyos. Otro sacrificado por la dirección nacional fue Fernando López Gil, que trataba de buscarse un hueco como número tres al Senado, obteniendo 1.077 votos de la agrupación provincial, y que ha sido desterrado, ocupando su puesto Cándida Verdier, que recabó 358 votos.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído