Aumenta el nivel de la bronca interna de Vox en Cádiz: "Aquí hay unos cuantos solo por las poltronas"

Un grupo de militantes insiste en denunciar a los miembros de lo que llaman el "cortijo", encabezado por el diputado y general retirado Rosety y que impone sus decisiones con el beneplácito de Madrid. "Ortega Smith es nuestra única esperanza, es antichiringuitos"

El diputado Agustín Rosety, un líder provincial no electo por su militancia en Cádiz, en un acto de Abascal en Jerez en la pasada campaña del 10N. FOTO: MANU GARCÍA
El diputado Agustín Rosety, un líder provincial no electo por su militancia en Cádiz, en un acto de Abascal en Jerez en la pasada campaña del 10N. FOTO: MANU GARCÍA

Aumenta el nivel de la bronca interna de Vox en la provincia de Cádiz. Después de que lavozdelsur.es desvelara el malestar entre la base de afiliados y el comité ejecutivo provincial con determinadas imposiciones y puestos en la cúpula de la organización, siguen sucediéndose relevos orgánicos y movimientos orquestales en la oscuridad que no hacen más que aumentar las tensiones en el seno de una formación con más de 2.700 afiliados y 130.000 electores (datos de las últimas elecciones generales del 10N) en Cádiz. La última hora llega desde Algeciras, donde ha sido destituido esta semana, por orden del provincial, el hasta ahora coordinador local de Vox en la ciudad campogibraltareña, Antonio Gallardo, y sustituido por José Miguel Gómez Morilla.

La decisión, oficialmente, se sitúa en el marco de la directriz nacional, tras las elecciones municipales, de que ni ediles, como es el caso del algecireño, ni diputados electos ostenten cargos en la estructura orgánica. Fuentes cercanas al partido aseguraban en días pasados a Publicaciones del Sur sus recelos ante lo que ven como "una maniobra del provincial por situar a sus afines al frente de las coordinadoras locales de cara a un futuro proceso de elecciones a la ejecutiva provincial y de eliminar a los que apoyaron al diputado nacional y general retirado Agustín Rosety".

"Aquí estamos los afiliados, el comité provincial y lo que llamamos el cortijo, comandado por los dos diputados en el Congreso que nunca fueron elegidos desde la provincia, Agustín Rosety y Carlos Zambrano, la incompetente y metepatas responsable de comunicación provincial, Ana Ros, y el único peón que tenían en la provincia, y que han aguantado por encima de la ética y la moral, Antonio Gallardo", aseguran a lavozdelsur.es fuentes del partido en la provincia. Ros es una antigua militante del PP vinculada con BPW-Spain, federación que trabaja para fomentar la sororidad, la solidaridad y el empoderamiento de las empresarias y profesionales. Desde abril pasado ha dirigido las campañas y la comunicación del partido en la provincia, pese a que su adscripción a una federación que lucha contra la brecha de género no casa demasiado con las tesis del partido de Abascal, que niega tal discriminación entre hombres y mujeres.

En el caso de Gallardo, explican fuentes de Vox, "ha tenido nulo tacto y respeto hacia los afiliados y votantes de Vox al presentar a su mujer como candidata al puesto de asesora, con un salario anual de 27.000 euros, y que siempre ha sido sostenido por Rosety y Ros". "Por levantar las alfombras y evidenciar lo execrable que no tiene cabida en Vox echaron del partido a Jorge Domínguez", lamentan. Señalan, igualmente, que "existiría una afinidad entre el nuevo coordinador de Vox y el expulsado Jorge Domínguez". Domínguez fue uno de los dos concejales electos de Vox en Algeciras en las pasadas municipales y fue expulsado del partido tras acusar a Gallardo de supuestas irregularidades en el desempeño de su labor como máximo responsable del partido en la ciudad.

"Hay una mano que mece la cuna desde Madrid, que solo quiere gestoras en las provincias para controlar de arriba a abajo el partido, sin contar con la militancia o con quienes lo han levantado cuando no era nada. Y por otra parte, aquí hay unos cuantos que solo están preocupados por las poltronas y el sueldo público", insisten en denunciar un cada vez más nutrido grupo de militantes y exafiliados que empiezan a aglutinarse en torno a la figura de Javier Ortega Smith, "un hombre de principios y antichiringuitos". En este contexto, aseguran que "Jacobo Vázquez, miembro del comité nacional de Organización, es la persona que en la zona Sur trabaja para montar gestoras, y es más un informante que una persona dialogante y capaz de apagar el fuego interno".

Se sabe, aclaran, que todas las localidades apoyan firmemente a Rosety por capacidad, "pero no por sus formas". "Está poniendo el pasillo a su hijo —Agustín Rosety Cózar, miembro de la ejecutiva de Hazte Oír—, empadronado recientemente en Cádiz curiosamente, para hacerse con la provincia", denuncian. Del mismo modo, aseguran que "todas las localidades rechazan a Ana Ros, no ya por urdir desavenencias y crear conflictos, para determinados objetivos que marca dicho cortijo, sino a la par, por ser una persona de escaso talento para llevar comunicación, y tener una nula capacidad de trabajar en equipo".

¿Qué hace la dirección nacional? "Tiene todos los informes sobre la mesa, pero sigue erre que erre, intentando doblegar la voluntad de la mayoría de afiliados, presionando para implantar la gestora y que venga el hijo del diputado, alguien al que por algo hay que pagarle al parecer los servicios prestados. Nuestra única esperanza es Javier Ortega-Smith. Por ahí pasa todo", recalcan. Y añaden: "Rabiamos en silencio cuando los cortijeros hablan de lobbies, organizaciones subvencionadas y los propios chiringuitos. Porque entre su discurso y lo que pretenden construir, no sólo en Cádiz, sino en el resto de España, con multitud de gestoras, es el propio chiringuito".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído