Boris Johnson, de vacaciones en una villa de lujo de Marbella que cuesta 26.000 euros a la semana

El primer ministro de Reino Unido se encuentra en la Costa del Sol, concretamente en una finca de 600 hectáreas en el municipio malagueño de Benahavís

Torre de Tramores, la villa de lujo donde se aloja Boris Johnson.
Torre de Tramores, la villa de lujo donde se aloja Boris Johnson.

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, se encuentra estos días de vacaciones en la Costa del Sol, concretamente en una villa de lujo ubicada en una finca de 600 hectáreas en el municipio malagueño de Benahavís, al norte de Marbella, que cuesta unos 26.000 euros a la semana. Los diputados británicos, tras celebrarse los congresos de los principales partidos políticos, no tendrán que volver a sus escaños hasta el 18 de octubre, motivo que esgrime el Gobierno para justificar la escapada de Johnson en plena crisis de suministros derivada de los efectos del Brexit.

“En el último año y medio ha estado a punto de perder la vida por culpa de la covid, y su madre ha fallecido recientemente. Es normal que haya decidido tener un pequeño descanso. Me parece muy razonable”, señala Kwasi Kwarteng, el ministro de Comercio, para justificar las vacaciones del primer ministro británico en España. Boris Johnson se encuentra con su esposa, Carrie, y su hijo de 17 meses, Wilfred, en Torre de Tramores, una villa de lujo de Benahavís.

La villa de lujo donde se aloja la familia de Johnson está entre Marbella y Benahavís. La finca tiene unas 600 hectáreas y, en anteriores ocasiones, ha acogido a otras personalidades de Reino Unido, como la princesa Diana, Jemima Khan o el actor Hugh Grant. El ex primer ministro británico Tony Blair y su familia también estuvieron en 2012. La finca está llena de árboles, y cuenta con jacuzzi, piscina, helipuerto privado, pista de tenis o sala de juegos, entre otras comodidades. Torre de Tramores cuenta con una extensa e histórica casa de campo, un anexo para invitados de construcción más reciente y una villa de lujo separada, todo con vistas a un paisaje montañoso. El recinto cuenta con un antiguo cortijo de 10 habitaciones totalmente remodelado.

Vacaciones en mitad de negociaciones por el 'Brexit'

La Comisión Europea y el Gobierno británico iniciarán esta semana las negociaciones para definir el marco de relaciones que la Unión Europea quiere tener con Gibraltar, territorio al que no aplica el acuerdo del Brexit y para el que está dispuesto a eliminar la Verja a cambio de que España —con la asistencia de Frontex— controle el paso fronterizo en el aeropuerto y puerto del Peñón.

Así lo han acordado tras una llamada telefónica este lunes los encargados de iniciar las conversaciones, el vicepresidente de la Comisión responsable de las relaciones con los británicos, Maros Sefcovic, y la nueva ministra de Exteriores de Reino Unido, Liz Truss. La primera ronda arrancará en Bruselas, según ha confirmado el propio Sefcovic a través de un breve comunicado en el que dice también dice confiar en que el diálogo entre las partes sea constructivo.

"Estamos decididos a trabajar para un Tratado en línea con el marco acordado con España", ha indicado, por su parte, la ministra británica en un mensaje publicado en Twitter tras su charla con Sefcovic. Truss también ha querido recalcar que Reino Unido permanecerá "firme" en su apoyo a Gibraltar y "no aceptará nada que comprometa la soberanía".

Madrid y Londres anunciaron en diciembre del pasado año un acuerdo interino para Gibraltar que evitara el caos el 1 de enero de 2021, cuando se consumara el Brexit sin haber definido previamente un marco específico para la relación del territorio con la Unión Europea. Entonces, España dijo haber llegado a un acuerdo con Reino Unido para suprimir las barreras terrestres y adelantó que agentes de la Agencia europea de control de Fronteras asumirían el control de las entradas y salidas por el aeropuerto y puerto de Gibraltar.

La Comisión Europea, sin embargo, en su propuesta de mandato negociador para los 27 dejó exclusivamente en manos de las autoridades españolas la responsabilidad de controlar esos pasos si se dejaba caer la Verja, algo que irritó al Gobierno de Boris Johnson, que consideró ese extremo "inaceptable". El mandato definitivo que los Veintisiete adoptaron hace una semana introdujo como matiz que España ha expresado su "interés" por solicitar a la agencia Frontex la asistencia para esa tarea durante un periodo inicial de cuatro años.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído