El SAS retira un séptimo lote de mascarillas, esta vez usadas en centros de salud de la Bahía y La Janda

Los elementos de protección resultan ineficaces en ámbito sanitario, y el catálogo de la empresa hace hincapié en que son contra el polvo y los químicos, aunque usa la denominación de FFP2

El modelo de mascarillas Aszorb.
El modelo de mascarillas Aszorb.

El sindicato CSIF ha alertado de la retirada de un séptimo lote de mascarillas por parte del SAS. Se trata de un modelo que no cumpliría las especificaciones para contactos de riesgo, es decir, que son ineficaces para los sanitarios que las usan en su batalla contra el coronavirus.

Prácticamente la mitad de los contagios detectados en la provincia de Cádiz es un profesional sanitario. Y en esta ocasión, la desprotección se ha producido con las mascarillas de la marca Aszorb, que suponen ser FFP2, según aparece en las referencias del modelo, pero que en realidad no lo son. La citada marca es sudafricana y, si bien en el nombre aparecen la referencia de FFP2, el catálogo hace hincapié en que son para el polvo y químicos peligrosos.

El sindicato CSIF no ha explicado si estas mascarillas fueron compradas por el Gobierno central y distribuidas entre la autonomías o si se trata de una adquisición de la Junta de Andalucía. Lo cierto es que ha sido esta última las que las ha retirado de su uso, que se ha llevado a cabo al menos en centros de salud del distrito sanitario de la Bahía de Cádiz y La Janda.

Como se explicaba, en el catálogo se hace hincapié en que son para el polvo y químicos: es decir, pensadas para entornos laborales de riesgo, ya que especifica su uso para trabajar con amianto o carbón. Nada dice de las especificaciones propias de las FFP2, que es la denominación común en Europa y que en China llaman KN95, por el grado de filtración de elementos biológicos, aunque sí usa la denominación europea.

El SAS aún debe pronunciarse tras seis lotes previos que han afectado a los sanitarios, razón por la cual la Consejería de Salud se disculpó explicando la difícil situación de las compras de materiales en el mercado internacional, saturado por la altísima demanda mundial. Esto ha provocado la ruptura de canales comerciales regulares. Por eso, un cambio de proveedores supone un aumento de los riesgos de que ocurran coas como las que han ocurrido.

'Dust mask', leído arriba, significa máscara contra el polvo. En las especificaciones, a la derecha señala que vale contra el amianto o el carbón, sin especificar uso sanitario.

Sobre el autor:

pablo fernandez quintanilla 0002 4 1000x574 (1)

Pablo Fdez. Quintanilla

Licenciado en Periodismo y Máster en Comunicación Institucional y Política por la Universidad de Sevilla. Comencé mi trayectoria periodística en cabeceras de Grupo Joly y he trabajado como responsable de contenidos y redes sociales en un departamento de marketing antes de volver a la prensa digital en lavozdelsur.es.

...saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído