El primer tres estrellas Michelin de España cierra por la crisis del coronavirus

Tras siete meses de cierre temporal Zalacaín presenta concurso de acreedores y cierra sus puertas tras casi medio siglo de historia

Interior de Zalacaín, en una imagen de la web del restaurante.
Interior de Zalacaín, en una imagen de la web del restaurante.

Zalacaín, en Madrid, fue el primer restaurante español en lograr tres estrellas Michelin, referencia gastronómica y templo culinario de los tiempos de la Transición, pero el terremoto económico sin precedentes derivado de la crisis del coronavirus se lo ha llevado por delante tras casi 50 años de historia, según ha informado la Agencia EFE

El navarro Jesús María Oyarbide (1930 – 2010) abre el restaurante Zalacaín en 1973, tras varios años de éxito en Madrid con Príncipe de Viana, una de las referencias gastronómicas más importantes en España de cocina tradicional. Con un gran equipo de cocina y sala, Zalacaín, obtiene dos años después de su apertura la primera Estrella Michelin. Seis años después, en 1981, consigue la segunda estrella y en 1987 la tercera, convirtiéndose en el primer restaurante español que consigue este máximo reconocimiento. Tras él llegaron a conseguirlas Arzak en 1989, El Racó de Can Fabes en 1994 y El Bulli en 1997.

Con la retirada de Jesús María Oyarbide, fundador de Zalacaín de la vida activa, su amigo y cliente más asiduo, Luis García Cereceda, tomó la propiedad del mismo. Este empresario, dueño de Grupo LaFinca, aplicó la estrategia de “dejar hacer a quien mejor sabe hacer” no interfiriendo en la buena marcha del restaurante, pero mimando cada uno de los pilares fundamentales del negocio: con Benjamín Urdiain en cocina, al frente de la bodega Custodio López Zamarra y como jefe de sala y director del restaurante José Jiménez Blas.

Desde entonces y como evolución natural distintos profesionales que siguen o lideran otros proyectos de éxito en Madrid han pasado por él. Todos han dado valor a una filosofía de calidad y discreción. Y todos recuerdan Zalacaín como la cuna de la buena cocina y del lugar de encuentro con el que fue creado.

Zalacaín cerró sus puertas en marzo pasado a causa del estado de alarma decretado por la pandemia. Desde entonces, con Julio Miralles como responsable en la cocina, se había mantenido con los eventos privados y, aunque sus actuales dueños, la familia García-Cereceda, tenían previsto reabrir cuando la situación mejorase, finalmente han acabado presentando un concurso de acreedores que afecta también a las otras empresas del grupo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído