Denuncian la tala arbitraria de árboles con más de 30 años en la N-IV a su paso por El Cuervo

El Ateneo Arbonaida y la asociación ambiental Laguna de los Tollos contratan los servicios de una empresa que determina en un informe técnico que el Ayuntamiento ha mutilado ejemplares que servían de pantalla acústica para reducir el ruido del tráfico

Árboles ubicados en la travesía de la N-IV, antes de ser podados por el Ayuntamiento.
Árboles ubicados en la travesía de la N-IV, antes de ser podados por el Ayuntamiento.

El Ateneo Cultural Andaluz Arbonaida y la asociación ambiental Laguna de los Tollos, entidades sin ánimo de lucro de El Cuervo, se encuentran inmersas en la lucha por la protección y conservación de 43 ejemplares de árboles de la especie Casuarina Equisetifolia ubicados en la avenida José Antonio Gallego (travesía de la carretera N-IV a su paso por el municipio). Estos árboles, con más de tres décadas y constituyendo el conjunto arbóreo más importante del casco urbano, se encuentran en su edad adulta, en un óptimo estado vital y en la cúspide de sus beneficios para la población, actuando como pantalla acústica que protege a las viviendas colindantes de los ruidos generados por el elevado tráfico rodado de la vía en la que se encuentran, absorbiendo por tanto una enorme cantidad de contaminación y aminorando los efectos de las altas temperaturas veraniegas y de los vientos que, frecuentemente, afectan a esta zona.

Desde hace bastante tiempo se vienen registrando quejas de un reducido grupo de vecinos por la supuesta suciedad que estos árboles generan, concretamente por la deposición de pequeñas ramas y hojillas secas que pueden llegar a las viviendas arrastradas por el viento. Muchos de estos vecinos solicitan una intervención inmediata sobre los árboles, llegando incluso a pedir su eliminación, circunstancia que ha sido recurrentemente usada por determinadas fuerzas políticas como arma arrojadiza contra su oponente político y promoviendo acciones que no obedecen ni al conocimiento científico, ni a los procedimientos técnicos de la arboricultura moderna, ni a las necesidades reales de gestión de estos árboles.

En este contexto, el 23 de diciembre de 2019 se publica la resolución número 2574 en virtud de la que el Ayuntamiento de El Cuervo, sin posibilitar un proceso de participación ciudadana ni atender las viejas demandas de estos dos colectivos de la necesidad de conservar los árboles afectados, decreta la adjudicación de contrato para la prestación del servicio de poda-reducción de copa de las casuarinas de la carretera N-IV de El Cuervo de Sevilla y de cuya lectura se extrae, tenor literal, un único criterio de adjudicación (el precio).

La empresa beneficiaria de la adjudicación fue Cerebag, empresa local de gestión de residuos sólidos urbanos y, por tanto, no especializada para desarrollar trabajos de este tipo, en los que, de entrada, no se realizó ningún tipo de estudio previo a nivel técnico que garantice una actuación adecuada (por dos veces, ambas debidamente desmentidas, se aseveró por el Ayuntamiento la existencia de un presunto informe técnico elaborado por la Diputación Provincial de Sevilla).

El pasado 15 de febrero, ante las movilizaciones iniciadas por las dos asociaciones y la repercusión inmediata que provocó en las redes sociales, se produce el cese de los trabajos de poda iniciados por la empresa. En ningún momento el Ayuntamiento informó del motivo de dicho cese, averiguándose, por cauces no oficiales, que el mismo podría deberse a la decisión unilateral de la empresa adjudicataria del contrato. El resultado fue la mutilación de cinco de los ejemplares de Casuarina Equisetifolia a los que se aplicó una poda arbitraria y carente de criterio.

El lunes 16 de marzo, con el estado de alarma iniciado, se retoman los trabajos de poda de las casuarinas por la nueva empresa adjudicataria, en un momento en que no sólo se genera un riesgo para los trabajadores encargados de su ejecución, sino generando en ambos colectivos una indefensión total al encontrarse incapacitados para poder obtener pruebas documentales de lo que se estaba llevando a cabo. La forma de proceder del Ayuntamiento de El Cuervo ha sido interpretada por las dos asociaciones como un ejercicio de arbitrariedad y una ausencia total de transparencia.

Desde entonces, decididos a seguir protegiendo a la más importante masa arbórea existente en un municipio depauperado en cuanto a cobertura verde, entendiendo que se actúa en protección del medio ambiente y por tanto de la salud de toda la población, se decide contratar los servicios de una empresa especializada que evalúe, de manera objetiva y sobre el terreno, el estado actual de los árboles, el alcance y las consecuencias de las actuaciones desarrolladas por el Ayuntamiento y, además, proponga actuaciones concretas, de manera individualizada, para la correcta gestión de cada uno de los ejemplares. El coste del informe técnico fue asumido por las asociaciones.

El 22 de abril, la empresa Tecnigral, pionera en consultoría y desarrollo de proyectos de medio ambiente y medio urbano, emite informe técnico elaborado por un técnico especialista en arboricultura, determinando, a grandes rasgos, que la especie Casuarina Equisetifolia, frente a la creencia generalizada en el municipio, está correctamente elegida para los fines que motivaron su plantación en la zona. Los 43 ejemplares se encuentran en edad adulta y en el momento de mayor aporte de beneficios al entorno. Todos presentan una vitalidad elevada y un buen estado general, sin que hubieran sido precisas más actuaciones sobre los mismos que pequeñas podas de mantenimiento.

El informe técnico también recoge que la relación vitalidad-seguridad, crucial para todo árbol en un entorno urbano, es directamente proporcional, y que en ningún caso estos árboles suponen limitación ni conflicto alguno con respecto al espacio que ocupan. Que las actuaciones llevadas a cabo por el Ayuntamiento de El Cuervo están mal orientadas en origen, desde el mismo momento de la redacción del pliego de condiciones para la adjudicación de los trabajos, en los que no aparece, en ningún caso, ninguna justificación técnica.

Tecnigras considera que los árboles sobre los que se ha actuado no han sido sometidos a una poda racional, sino a un desmoche en toda regla que, paradójicamente, ni siquiera responde a la necesidad de eliminar ramas muertas, muchas de las cuales han quedado en los árboles.  La diferencia entre los árboles “podados” y los que aún permanecen intactos es brutal. Los once ejemplares manipulados presentan daños enormes, siendo necesarias actuaciones específicas para posibilitar su recuperación pero que precisarían de un estudio exhaustivo individualizado y un período de al menos diez años para volver a su estado previo.

Los daños infligidos comprometen no sólo la salud de los árboles, sino la seguridad de la ciudadanía. La eliminación de ramas y hojas fotosintéticamente activas, además de abrir una puerta de entrada a patógenos y enfermedades, hará que el árbol necesite reponer esas zonas necesarias para su alimentación mediante reiterados debilitados en su anclaje y que, una vez que adquieran peso y envergadura, estarán sometidos a serios riesgos de rotura y caída. El supuesto problema de suciedad, por tanto, no se elimina sino que se posterga, a costa de debilitar a los árboles y comprometer la seguridad de la población.

La drástica eliminación de copa en los once primeros árboles supone un desequilibrio que afecta a los ejemplares contiguos, que precisarán de una intervención correctora. El informe concluye asegurando que estas malas prácticas requerirán, a corto medio plazo, nuevas actuaciones de emergencia sobre los árboles (más dinero a invertir) así como la posibilidad de que los árboles enfermen, mueran y deban ser retirados. El coste de este tipo de procesos se antoja de una cuantía sustanciosa, por lo que se constata que la gestión ambiental y económica es deficiente.

El informe técnico puede consultarse pinchando en este enlace.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído