Tres recorridos para motoristas en la Costa Brava

Más de 140 kilómetros de carreteras junto al Mediterráneo, vistas impresionantes de una geografía abrupta, playas y calas poco concurridas... Las razones para viajar en moto por la famosa costa catalana

Cadaqués.
Cadaqués.

Más de 140 kilómetros de carreteras junto al Mediterráneo, vistas impresionantes de una geografía abrupta, playas y calas poco concurridas y pueblos que brillan por su encanto y gastronomía. Estas son algunas razones para recorrer la Costa Brava en moto, desde el municipio gerundense de Blanes hasta la frontera con Francia o viceversa. De esta forma, pocos planes mejores para estas vacaciones que ponerse el casco y explorar los municipios de este extremo noreste de la península. Ahora bien, para aquellos que no dispongan de vehículo propio, o que hayan llegado a Cataluña en avión o tren, una buena solución será el alquiler de motos en la Costa Brava con Cooltra. Se trata de una compañía que cuenta con locales en la zona y que, además, da la opción de gestionar las reservas a través de su página web.

De esta manera, una vez arrendada nuestra moto, propondremos tres trayectos al lector. El primero de ellos parte de la misma tienda Cooltra en Playa de Aro y se extiende durante más de 50 sinuosos kilómetros por la vía costera GI-682. Esta carretera pasa junto a Cala Jonca, Rosamar y Cala Pola antes de desembocar en Tossa de Mar, una increíble localidad de aspecto medieval, rodeada por una muralla y encumbrada por un imponente castillo. Así, tras una parada en Tossa, reanudamos nuestra marcha hasta por la 682. Menos de 20 kilómetros nos separan de Lloret del Mar, donde destacan los jardines de Santa Clotilde. Asimismo, en las proximidades de este pueblo encontramos las hermosas playas de Santa Cristina y Fenals. Después de unas relajantes horas frente al mar, volvemos a subirnos a nuestra scooter para finalizar este primer itinerario: si descendemos otros 8 kilómetros la costa, terminaremos en Blanes. Allí, su jardín botánico representa una visita obligada.

Nuestra segunda ruta nos lleva a la región más septentrional de la Costa Brava; concretamente a la popular villa pesquera de Cadaqués. Para llegar hasta ella desde nuestra tienda Cooltra Costa Brava, conviene tomar la C-31 y seguir las indicaciones. De esta manera, en poco más de hora y media habremos aparcado frete a la casa-museo de Salvador Dalí, habitante histórico del municipio. La mejor manera de celebrarlo consiste en pasear entre sus casas blancas o probar el marisco del lugar. Nos encontramos en el Cap de Creus, uno de los parajes más impresionantes que veremos durante nuestro viaje. Para aprovecharlo, podemos dirigirnos al Parque Natural del Cabo de Creus o relajarnos en calas como La Pelosa, Prona, Culleró o Galera. Para terminar, conduciremos unos 40 kilómetros en dirección norte. El objetivo es descubrir el municipio fronterizo de Portbou.

Por último, propondremos una alternativa más cercana a nuestro local de referencia Cooltra: la zona de las Islas Medas (50 kilómetros al norte de la tienda), un enclave ideal para dedicarnos a la práctica del buceo. Por si fuera poco, cerca de allí se ubican puntos de interés turístico como L’Escala, el pequeño pueblo de Sant Martí d’Empúries o las Ruines de Empúries.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído