Ruido Rosa, el bar musical de Granada donde Joy Division, Cupido y Abba se encuentran

Sergio Vela tomó el relevo del mítico local en noviembre de 2017 y asegura que desde entonces se está abriendo a otras opciones musicales: "Es inútil resistirse a los cambios de gusto del público"

Sergio Vela en el interior de su bar, situado en la calle Sol de Granada.
Sergio Vela en el interior de su bar, situado en la calle Sol de Granada. Constantino Ruiz

Sergio Vela, natural de Torre del Mar (Málaga), trabajó durante muchos años para “el enemigo” y poco después de abandonar su puesto sin un plan B, le surgió la oportunidad del traspaso del Ruido Rosa, un garito con más de 30 años de historia musical en Granada. 

“Como ya había trabajado en hostelería convencional en el Café Botánico y en algún local mítico de la noche granadina como el Segunda Edición, consideré que podía afrontar el reto”, inicia Sergio, que guarda palabras de agradecimiento para ambos locales “por la experiencia adquirida y el cariño con el que me trataron”.

El número 18 de la calle Sol cuenta con unas escaleras hacia las profundidades más lisérgicas del centro de Granada. Allí, durante décadas, se ha citado el ambiente más musiquero, alternativo y underground, según la época. Preguntado por la responsabilidad que podría suscitarle regentar uno de los locales musicales más longevos de la ciudad, Sergio responde meridiano: “Sinceramente, creo que soy un irresponsable, así que no he sentido responsabilidad ninguna”, dice entre risas.

El Ruido Rosa recién abierto, se ubica en la calle Sol de Granada.
El interior del Ruido Rosa, recién abierto, se ubica en la calle Sol de Granada.    CONSTANTINO RUIZ

De hecho, asegura que “siempre he sentido un cierto placer oculto por llevar la contraria y hacer lo opuesto a lo que se espera de mí”. Bromas a parte, reconoce que al principio sentía “cierto temor a que la nueva propuesta no tuviese aceptación”. Pero afortunadamente, “la gente ha respondido de manera favorable a esta continua apertura estilística”.

El nuevo Ruido Rosa abrió sus puertas en noviembre de 2017 inspirado, en un principio, por el Liverpool Psych Fest. “No quise salirme demasiado del tiesto, por eso me decidí por una propuesta enfocada sobre todo en la psicodelia más clásica y moderna”, revela Sergio, quien con el paso del tiempo se percató de que eso “era limitarme demasiado estilísticamente”. A partir de ahí, el garito se ha abierto a otras opciones musicales, “siempre dentro de determinados parámetros de calidad”, advierte Vela, que apunta con media sonrisa que dichos criterios son, básicamente, “mis gustos… jajajaja”.

La amplitud de miras está muy presente en la nueva etapa del bar. “Creo que es necesario para que un negocio funcione, ya que es inútil resistirse a los cambios de gusto del público”, sostiene Sergio, que presta suma atención a lo que pasa en la calle y en los bar, para no perder detalle: “Hay que escuchar sobre todo a la gente joven, que son los que salen más”, añade. Sin desmerecer la etapa anterior del Ruido, Sergio piensa que “no tenía  sentido seguir a pie juntillas unos determinados parámetros musicales, como por ejemplo, que no sonase música sin guitarras”.

Detalle de la cartelería que hay el interior del garito, de inspiración claramente psicodélica.
Detalle de cartelería en el interior del garito, de inspiración claramente psicodélica.   CONSTANTINO RUIZ

El dueño del mítico garito granadino se considera "una persona muy ecléctica", de ahí a que se sintiera "como un gato encerrado imponiéndome esas normas", anota sobre la deriva musical de la etapa anterior. "Poco a poco fui introduciendo sutilmente y en forma de cuña, sonidos más actuales y otros que no lo son tanto, pero que también interesan a las chicas y los chicos de ahora", expresa. En su opinión, "resulta maravilloso ver a la chavalada haciendo Shazam cuando suenan artistas clásicos como Joy Division y PIL o que te pregunten quiénes son Working Men´s Club cuando los pones".

La artista granadina, Vanesa Zafra, fue la encargada de crear la identidad del nuevo bar, con diseños marcadamente psicodélicos en tonos morados, rosas, blancos y negros. "La decoración y el ambiente colorido de luces continúa, pero ahora tienen cabida tanto el post punk, como el shoegaze, la new wave, el acid, la música electrónica…", matiza Sergio, que asegura que ahora "lo mismo suenan artistas actuales como Cupido o Dry Cleaning, que algún tema de ese pedazo de grupo pop que es Abba". Y aprovecha para recordar que uno de "los momentazos de cada noche" es el Take On me de A-Ha. "Otro de mis innumerables 'guilty pleasures'", reconoce con su particular cachondeo.

Acerca del ambiente asegura que lo crea "el maravilloso público que acude cada noche, cada vez más amplio e incluso, últimamente, internacional". Aquello de 'cualquier tiempo pasado fue mejor' no va en sintonía con el Ruido. "Pensar así es de puretas y retrógrados", responde de manera fulminante. "Cada época tiene sus cosas buenas y no tan buenas, y a ello contribuyen los continuos relevos generacionales", comenta.

Interior del bar en sus primeros meses de apertura.
Imagen de las redes sociales del Ruido en sus primeros meses de apertura.   CRISTINA BELTRÁN

Sergio destaca la actual escena musical granadina "con artistas increíbles como Colectivo Da SilvaNo Sé A Quién Matar, Radio Palmer o Niños Luchando, por nombrar tan solo algunas de las propuestas, de algún modo, ligadas al pop local". Por otro lado, resalta "la importane escena trap de la ciudad, que está pegando muy fuerte y es de lo más rompedor". Pone un ejemplo: "Soy ultra fan de Chico Blanco". En definitiva, sin centrarse únicamente en el plano musical, para Vela, "Granada siempre ha sido un imán para artistas de todas las disciplinas y siempre lo seguirá siendo". La única comparación que guarda hacia tiempos pasados tiene que ver con las trabas para ofrecer conciertos en locales pequeños como el suyo. 

Para quien todavía no conozca el considerado por muchas y muchos, "templo" de la noche granadina, Sergio le garantiza "buena música, alguna 'celebridad' joven de vez en cuando, un espacio abierto donde no hay sitio para la intransigencia de opiniones o de género y un lugar para conocer gente interesante, tomarte unas birras o unas copas tranquilo, hablando con tus colegas o, mejor aún, bailando". En definitiva, agradece el ambiente lo creado por "el maravilloso público que acude cada noche, cada vez más amplio e incluso, últimamente, internacional". 

Sobre el autor:

Carmen Marchena

Carmen Marchena

Gaditana. Periodista feminista por vocación y compromiso. Empecé en las redacciones de Ideal Granada y Granada Hoy. He pasado por eldiario.es/Andalucía. Parte de El Salto Andalucía desde sus inicios. Tengo dos ídolas: mis abuelas Carmeluchi y Anita. Defensora de los Derechos Humanos y la Memoria. Sin más dilación, papas con choco o barbarie.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios (1)

José Hace 2 meses
Gran artículo, como se nota tu control de la movida cultural y musical granaina. Felicitaciones.
Ahora en portada
Lo más leído