frutero_3
frutero_3

Calidad y tradición se dan la mano en 'Puro manjar 1930', la frutería que regentan Marcos Franco y su esposa en pleno centro jerezano.

Como cada mañana María decide recorrer con su carro de la compra las calles de Jerez en busca de los alimentos necesarios para cocinar. Desde primera hora se pone en marcha hacia el centro de la ciudad, un espacio donde puede encontrar numerosos lugares para satisfacer sus necesidades. Desde hace unos meses, esta jerezana de 70 años adquiere las frutas y hortalizas en Puro manjar 1930. “¿No conocéis la frutería de Marcos? Tiene unas piezas de fruta y unas verduras deliciosas”, comenta.

Situada en plena calle Levante, este establecimiento llama la atención desde metros atrás. La tradición y calidad se dan la mano en este local regentado por Marcos Franco y su esposa, una pareja que trabaja de manera diaria para cuidar y ofrecer productos seleccionados, además de enamorar con su decoración a la vista del consumidor.
Hortalizas, frutas, vinos e incluso huevos de campo, son algunos de los numerosos artículos que esta frutería ofrece en su interior y que Marcos mima diariamente. “No somos una frutería convencional. Abrí este local a finales de mayo con la perspectiva de que aquí hacía falta algo diferente. Somos una frutería donde la calidad y la tradición se unen para ofrecer lo mejor en cada uno de los productos que aquí se pueden adquirir” ; señala Marcos.

El local cuenta con detalles de todo tipo. Desde fruta colocada con esmero en su exterior hasta una balanza de las de antaño sobre una de las estanterías en las que las ciruelas claudias o la uva moscatel, hilan un amor a primera vista para el consumidor. “En este establecimiento el consumidor puede encontrar productos de cualquier tipo. Tenemos frutas exóticas, hortalizas de exportación, plantas aromáticas, diferentes variedades de cebollas y patatas... es importante que la persona que venga a comprar tenga una amplia variedad donde elegir”.

A primera vista, la decoración es uno de los puentes fuertes del establecimiento. Cada detalle está tratado con el esmero y la ilusión de este jerezano, que ha convivido con la sabia frutera desde pequeño. “Provengo de una familia que se ha dedicado siempre a este negocio. 1930 es el año de nacimiento de mi padre. Él con mi madre se hizo cargo de un puesto en la antigua plaza de abastos de la ciudad, donde trabajaban diariamente para sacar hacia delante a su familia. Son muchos años los que han pasado desde que mi familia comenzó pero he querido seguir con la estela familiar ofreciendo productos de calidad con un toque diferente”.

Cada mañana, Marcos empieza a decorar la frutería de manera diferente. Es a las cinco de la mañana cuando este jerezano abre las puertas del local para empezar a colocar la fruta de manera que el público quede admirado a primera vista. “La acogida del público está siendo espectacular. Cuando abrí este negocio lo hice sin darle publicidad de ningún tipo. Han alucinado cuando lo han visto. El mostrador siempre ofrece algo diferente porque aquí cuidamos el producto. Intento siempre que el cliente no se lleve ninguna pieza de fruta con problemas”.

La ilusión de Marcos no acaba ni mucho menos en este único establecimiento. Pese a reservarse sus sueños para el futuro, este jerezano espera que todo el mundo tenga acceso a este local. “Mis planes de futuro prefiero reservármelos. De momento tenemos pendiente poner en marcha el reparto a domicilio además de ofrecer también verduras asadas. Lo más importante es la comodidad del cliente a la hora de comprar”.

Sobre el autor:

Borja García Tejero

… saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído