El secreto del Bar Ubrique en La Granja, comida casera y en familia

Este negocio familiar es historia viva en la populosa barriada jerezana. "La gente se siente bien cuando viene por el buen ambiente que se respira", reconocen sus responsables. Anetos, croquetas y chocos a la plancha, lo más demandado

Ildefonso junto a las Carmen, su mujer y su hermana, y Sonia, la chica que cuidó hasta el final a Ildefonso padre, el fundador del Bar Ubrique de La Granja.
Ildefonso junto a las Carmen, su mujer y su hermana, y Sonia, la chica que cuidó hasta el final a Ildefonso padre, el fundador del Bar Ubrique de La Granja. MANU GARCÍA

El Bar Ubrique es un auténtico referente en cuanto a buena comida se refiere en la plaza del mismo nombre de la popular y populosa barriada de La Granja, en Jerez. Fundado en 1974 por Ildefonso Ruiz y Justa Contreras, en sus inicios era un pequeño tabanco que ha visto con el paso de las décadas cómo ha evolucionado la barriada y su gente.

El hijo de los fundadores, Ildefonso como su padre, es el actual dueño del bar –junto a sus hermanas Carmen, que sigue trabajando en la cocina, y Nieves, que ya no está en el bar– y recuerda con alegría aquellos primeros años: “Al principio, la barriada era fantástica, se hacían fiestas de otoño, se adornaban las casapuertas… ahora es todo diferente”. Explica que cuando se celebraban estas fiestas recibían muchísimos clientes: “Aquí cuando se hacía todo esto venía un montón de gente de otras zonas de la ciudad”.

Ahora el modelo de negocio ha cambiado, de la pequeña tasca que regentaba su padre se ha pasado a un local más grande especializado en comidas caseras. “Nosotros lo hemos enfocado de otra forma, algo más familiar”. Ildefonso comenzó a trabajar en el Bar Ubrique para ayudar a sus padres. Su hermano mayor se marchó a hacer el servicio militar y él le dio el relevo. Aunque su idea no era quedarse aquí, como tantas otras veces ocurre finalmente acabó haciéndose cargo del negocio. “Yo estaba con mis estudios y quería hacer la carrera de magisterio pero al final eso se truncó", reconoce.

BAR UBRIQUE 5
Croquetas caseras en el mítico bar de La Granja, en días pasados.   MANU GARCÍA

Hace 30 años la propiedad del bar cayó en sus manos y comenzó a regentar el establecimiento junto con sus hermanas y Carmen Tejero, su mujer. Más tarde entrarían en el negocio su hijo Ildefonso, su sobrina Lidia y Sonia, la mujer que cuidó del padre de Ildefonso hasta sus últimos días. Precisamente al ser preguntado por las expectativas que tenía acerca del relevo generacional responde que “quién sabe lo que pasará en el futuro. Hoy están aquí, pero igual el día de mañana vuelan porque esto es muy duro”.

Acerca de los clientes, el Ubrique cuenta con una parroquia amplia y fiel. “El día que se junten aquí todos mis clientes a ver dónde los meto”, bromea el dueño actual del negocio. De hecho, uno de los días que recuerda con más cariño fue cuando Pilar Sánchez ganó las elecciones por mayoría absoluta con el PSOE de Jerez (2011) e hicieron una caracolá para todos los vecinos de la barriada que fue un auténtico éxito. “Nosotros vendimos 20 o 30 barriles de cerveza y perdí la cuenta de los caracoles que llegamos a hacer”.

La clientela del bar ha sido fija durante muchos años, pero Ildefonso comenta que ahora eso está cambiando: “Se debe haber corrido la voz de que aquí se come bien porque está viniendo muchísima gente nueva”.

BAR UBRIQUE 7
Uno de los guisos del Ubrique.  MANU GARCÍA

Precisamente la comida es uno de los orgullos del local, ya que es una herencia de la que hacía la madre de Ildefonso: “La cocina era de mi madre, mi hermana y mi mujer aprendieron de ella”. La carta del Ubrique es de lo más variopinta, aunque él tiene claro cuáles son los platos estrella: “Aquí lo que más se vende es el aneto. También se piden mucho las croquetas que están buenísimas, el choco a la plancha, el solomillo al ajillo…”. 

En la cocina se encuentran Carmen Ruiz, la hermana de Ildefonso, Carmen Tejero, su mujer y Sonia Martínez preparando el servicio del mediodía. Todas tienen claro el secreto del éxito del bar: “Aquí la gente se siente bien cuando viene por el buen ambiente que se respira”. Volviendo a hablar con Ildefonso comenta que el bar es un punto de reunión para la gente de la barriada, “en Navidad cuando vienen los jóvenes que estudian o trabajan fuera siempre hay grupos que se juntan aquí y se pasan desde por la mañana hasta por la noche comiendo y bebiendo”.

BAR UBRIQUE 4
Preparando el choco.   MANU GARCÍA
BAR UBRIQUE 9
Tapas caseras.   MANU GARCÍA

En el último año la hostelería se ha visto azotada severamente por la pandemia del coronavirus. Ildefonso confiesa que, en relación a cómo ha afectado el Covid-19 al negocio, lo han pasado mal. “Durante toda la pandemia hemos sufrido mucho, hemos pedido préstamos que ahora estamos devolviendo y ahora por suerte nos estamos recuperando. La cosa funciona y se puede ir sacando para comer y para vivir", apunta con optimismo.

El deseo de todos los miembros del bar es que la cosa siga yendo bien, que cuando toque dar un paso al lado la tercera generación familiar pueda y quiera hacerse cargo del negocio y que se pueda mantener la esencia cercana de un bar histórico de un barrio no menos histórico.

Sobre el autor:

Pablo Mata

Pablo Mata

Periodista, graduado en la Facultad de comunicación de Sevilla en el año 2020. Miembro de la Asociación de Prensa de Jerez. He hecho prácticas y colaborado en varios medios para ganar experiencia. También escribo en mi propio blog sobre mi pasión, el deporte, y hora tengo la oportunidad de aportar mi granito de arena en lavozdelsur.es.

… saber más sobre el autor

Archivado en:



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído