Salsa Chips: 18 años fusionando lo mejor de la cocina norteamericana en Jerez

Ale Girón con la hamburguesa Doble Gouda, posando en el interior de su restaurante Salsa Chips. FOTO: MANU GARCÍA.
Ale Girón con la hamburguesa Doble Gouda, posando en el interior de su restaurante Salsa Chips. FOTO: MANU GARCÍA.

Fue el 1 de junio del año 2000 cuando Ale Girón convenció a su mujer, Montse Molino, para que ambos se embarcaran en el mundo de la hostelería. Curtido como camarero durante cuatro años en la Feria del Caballo, supo, nada más cumplir los 22, que quería montar su propio negocio gastronómico. Y así lo hizo. En el Paseo de las Delicias, frente al parque del Retiro, encontró un establecimiento llamado Salsa Chips que por casualidad, iba a ser traspasado. No dudó en hacerse cargo de él y en darle un toque diferenciador, apostando por un menú más americano y tex mex.

Montse rememora que cuando abrieron por primera vez, en los primeros meses mantuvieron algunas tapas típicas como croquetas, ensaladilla y montaditos para que el choque gastronómico no fuera tan fuerte, ya que por aquel entonces en Jerez no había ningún restaurante que ofreciera comida norteamericana. Ambos hacen memoria y recuerdan que los primeros años fue todo muy duro. “Éramos muy jóvenes y nos daban las cuatro o las cinco de la mañana”, señala Ale. “Fíjate lo que es la inexperiencia y los nervios de los primeros días, que recuerdo que una noche me llegó una comanda muy grande de hamburguesas y llegué a servir cuatro de ellas sin carne. Se me olvidó ponerle la hamburguesa a la hamburguesa”, ríe Montse.

Las Patatas Monterrey. FOTO: MANU GARCÍA.

Al principio el local lo frecuentaban los jóvenes que pasaban largas noches en El Retiro, pero con el tiempo la gente de los barrios cercanos como Las Viñas, La Vid, La Asunción, Zafer…, se fueron haciendo a las papas con chili y queso o al chicken fajita de Ale y Montse. Dicen que durante años hubo establecimientos que copiaron alguna de sus recetas, pero que la clientela siempre les fue fiel gracias al toque que ambos le dan a la comida y al trato tan cercano que tienen. “La gente volvía casi siempre por las papas con chili y queso, nuestro plato estrella. Lo probaban y siempre repetían”. Y también se acuerdan de aquel que siempre volvía a Salsa Chips para repetir el mismo plato cada noche, ’El Nene’, un hombre que, según cuenta esta pareja, estuvo cenando patatas con mayonesa y un perrito caliente con huevo y lechuga todos los días, de lunes a domingo, durante cerca de tres años seguidos. “Ese pagó media obra”, sonríe Ale.

Y es que a los cinco años, en 2005, ambos decidieron mudarse a la calle Amberes, cerca de la avenida Lola Flores, cuando todavía no había ningún negocio de hostelería en la zona. “Nosotros estrenamos esta calle”, indican, ya que han sido testigos de numerosas aperturas y cierres. Ellos, que consiguieron albergar una plantilla de casi 20 empleados, confiesan que fue duro sortear la crisis en 2008, pero que al tener tanto tirón, aguantaron el chaparrón. Y tanto, que a día de hoy están de celebración porque este 1 de junio cumplen la mayoría de edad, 18 años en Salsa Chips con mil y una historias sobre las espaldas y con muchas energías para continuar. “Un bar es para escribir un libro”, incide uno de ellos.

La Ensalada Caribeña de Salsa Chips. FOTO: MANU GARCÍA.

Durante los últimos seis meses el local ha sufrido un cambio, un lavado de imagen con una decoración más retro y americana. Y en los próximos 15 días tendrán una carta diferente en la que el 50% de los platos serán totalmente nuevos. “Queríamos especializarnos y diferenciarnos más todavía. Y vamos a quitar algunos platos que sabemos que le va a doler a la gente como por ejemplo los kebab”. Esta nueva carta tendrá platos innovadores con sabores únicos elaborados por el equipo de Salsa Chips, como es el caso de la Ensalada Caribeña, que lleva pollo asado, mezcla de lechuga, mandarina, piña, aguacate, pico de gallo, salsa de mostaza y miel y yogurt. Un juego de contrastes con productos ácidos, dulces, salados… O el sabroso sandwich triple American Club, que lleva salsa barbacoa, mayonesa, cheddar, huevo, bacon y una cebolla frita casera de la casa, o la hamburguesa La Guapa, que crean la burger perfecta con la combinación del rulo de cabra y la mermelada de pimientos envuelta en pan de hamburguesa, carne de ternera, cebolla morada, bacon, tomate y lechuga.

Algunos platos estrellas de la casa como las Patatas Monterrey, con carne chili, salsa mex, crema ácida, cheddar, queso y pico de gallo; el Taco Norteño; el Pollo Machacado o la hamburguesa Doble Gouda, con doble carne de ternera, tomate, salsa gouda, queso edam, cheddar y doble de bacon, son inamovibles en el menú de Salsa Chips. Pero además, hay una renovada carta de cervezas mexicanas: Modelo, Pacífico, Sol, Desperado y también sirven margaritas. En la actualidad este negocio con casi dos décadas de existencia continua apostando por la diversidad y la novedad en la cocina. Salsa Chips quiere seguir sorprendiendo a su clientela y este cambio promete largas noches de descubrimientos gastronómicos sobre la mesa.

Salsa Chips se encuentra en calle Amberes y abre de lunes a domingo de 20:00 a 01:30 horas y también reparte a domicilio llamando al 956 08 72 72.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído