El nuevo etiquetado de la miel está cerca de publicarse. Dentro de poco, en el etiquetado de la miel vamos a encontrar el país de procedencia y también una distinción voluntaria relativa al proceso de fabricación. De esta forma, el Gobierno de España obligará, al igual que con el Real Decreto 1181/2018 (relativo a la indicación del origen de la leche utilizada como ingrediente en el etiquetado de la leche y los productos lácteos), determinar la procedencia o el país de origen de la miel.

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, tiene la intención de aprobar el RD antes de las elecciones generales próximas. Al igual que en el caso del etiquetado de la leche, a partir de la aprobación del RD, se abrirá un periodo de adaptación de 18 meses, para “facilitar a la industria la adaptación a la nueva normativa”, además de dar salida a las existencias en stock de la miel que haya sido envasada, comercializada y etiquetada sin la nueva información reflejada en su etiquetado”.

País de origen o procedencia

España es el principal productor de miel en Europa. De esta forma, el Gobierno ha tenido que proponer nuevas fórmulas para “luchar” contra la miel de procedencia del gigante asiático, China. En los últimos años hemos podido comprobar cómo se han instalado en las estanterías del supermercado. En la actualidad, los calificativos que se designan en el etiquetado de la miel no aclaran la información al consumidor.

En un principio, el Ministerio proponía que se mencionase el origen de forma creciente, es decir, según la proporción en peso, se reflejaría en el etiquetado todo el origen de la composición de la mezcla. Finalmente, se ha tenido en cuenta las consideraciones de las denominaciones de origen, agrupaciones, cooperativas y asociaciones interesadas. Reclaman un etiquetado totalmente transparente, que no confunda al consumidor y que proporcione la información necesaria del producto.

Cambios según su proceso de fabricación

Uno de los cambios que introduce el Ministerio con el nuevo RD es la voluntariedad de reflejar en el etiquetado parte del proceso de fabricación. Con la publicación en el BOE, la industria envasadora podrá mencionar en la etiqueta si el producto ha sido sometido a algún tratamiento térmico o, por el contrario, si ha sido “obtenido en frío” para aquellos productos que no han sufrido un proceso térmico en algunas de las fases de obtención o preparación.

¿Qué opinan los agricultores?

Los representantes agrarios afirman con claridad que el nuevo real decreto no viene para establecer medidas drásticas. Más bien lo consideran un “parche” a la gran problemática existente en el sector.

Además, 112.000 consumidores los respaldan en una reciente recogida de firmas en la plataforma Change.org

La industria envasadora

En España, la industria envasadora capta el 90% del total de la miel producida. Unos tres millones de colmenas producen aproximadamente 30.000 toneladas por año. Según los datos, se exporta 50.000 toneladas, con lo que se deduce que parte de la miel que se importa, se envasa y se comercializa fuera de las fronteras del país.

Por otro lado, la industria envasadora considera que debe ser Bruselas quien modifique la normativa, ya que gran parte del envasado de miel realizada en España, es exportada. De esta forma, consideran que nos encontraríamos con un escenario parecido al acontecido en Italia, tras la modificación del etiquetado de la miel en el país transalpino. En este caso, se produciría una “competencia desigual” entre las empresas que comercializan sus productos en la Unión Europea.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído