Objetos malditos que canalizan espíritus en el rastro del González Hontoria

Una mañana de compras peligrosas en rastro de los domingos en Jerez

Rastro de los domingos en el González Hontoria.
Rastro de los domingos en el González Hontoria.

De alguna forma, los obtenemos sin pensar en el dolor y sufrimiento que sintieron sus antiguos dueños. En muchas ocasiones los objetos han estado inmersos en situaciones de padecimiento, violencia o muertes truculentas por las que sus herederos se desprenden de ellos. Con frecuencia a los mercadillos van a parar muchos de estos inquietantes objetos.

Digámoslo así, se les atribuyen a estos objetos toda clase de desórdenes, desde simples rachas de mala suerte hasta las más terribles desgracias. Son objetos que se miran con miedo, que parecen poseer vida propia, que tienen un historial cuajado de muertes y accidentes. Podemos comprobar en la realidad que nos rodea, que los objetos malditos no son cosas del pasado, están muy presentes en nuestras vidas. Son objetos que canalizan espíritus.

En no pocas ocasiones han escuchado a gente que ha comprado objetos en el mercadillo de Jerez de la Frontera, estas personas hablan de objetos adquiridos que están malditos. Tienen naturalezas y formas muy diversas, pero todos poseen algo en común: dicen los perjudicados que atraen la desgracia, la ruina y toda suerte de infortunios a los que se relacionan con ellos.

No tiene explicación razonable, y existen múltiples objetos malditos famosos, por ejemplo: La silla de Thomas Busby. En 1702, Thomas llegó borracho a su casa y encontró a su suegro, Daniel Auty, sentado en su silla favorita y amenazando con llevarse a su hija con él. A Busby solo se le ocurrió agarrar un martillo y darle a Auty en la cabeza hasta matarlo.

El diamante de la esperanza. Los que lo han poseído o custodiado se han enfrentado a la tortura, la decapitación, el suicidio y la vergüenza.

El jarrón de Bassano Se trata de un jarrón fabricado en plata en el siglo XV y supuestamente otorgado como regalo de bodas a una novia italiana que nunca llegó a casarse, ya que fue asesinada. El espejo de la plantación.

El Porsche de James Dean. Él murió en un accidente automovilístico bastante fuerte.

A lo largo de la historia, ha habido numerosos ejemplos de elementos de la desgracia que están poseídos por espíritus malignos, seres paranormales e incluso bajo influencias demoníacas.

De este tipo de cosas, no es fácil deshacerse, ya que: si se tira o se deja en cualquier lugar, muy probablemente el objeto regresa misteriosamente, o si tenía un espíritu vinculado, es bastante posible que el espíritu no se vaya por las buenas. Se recomienda tomar el objeto, adjuntarle una nota que explique el problema, y depositarlo a las puertas de alguna iglesia, preferiblemente evangélica.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído