palcos_1.jpg
palcos_1.jpg

Es un auténtico despropósito que los palcos estén colocados tanto tiempo, con los inconvenientes de todo tipo que acarrean, tanto para los peatones como para el tráfico o los comercios, especialmente hosteleros.

Vaya, tenía pensado escribir de los palcos —los de la Carrera Oficial, claro— y me encuentro con un estupendo artículo al respecto de Alejandro González Morillo (es lo que tiene ser vecinos, aunque no sepa exactamente dónde vive, y hablar de las cosas del barrio —de vez en cuando en mi caso—, que no es otro que el centro histórico). Pues salvo mi propio aliño no tengo mucho que añadir… Los palcos vienen para quedarse. Como ocurre con la Navidad, cada vez llegan antes: no era ni Miércoles de Ceniza y ya estaban colocando los primeros. Es, hay que decirlo ya, un auténtico despropósito que los palcos estén colocados tanto tiempo, con los inconvenientes de todo tipo que acarrean, tanto para los peatones como para el tráfico o los comercios, especialmente hosteleros, debido a su exagerada y tempranera invasión del espacio público (me gustaría conocer la opinión al respecto de personas con problemas de movilidad).

Vamos a ver si nos va entrando en la cabeza: el Ayuntamiento no puede ser cómplice con el dinero de todos de este sinsentido y, ojo, desde estas líneas no se está criticando la Carrera Oficial ni las procesiones de Semana Santa ni nada parecido, cuidado, solo se cuestiona esta Carrera Oficial, especialmente invasiva desde hace unos años con los palcos, y la actitud del Ayuntamiento hacia ella, que permite y alimenta todas las tropelías que contiene e incluso, con la disculpa de ahorrar, facilita que uno de cada seis días del año, que se dice pronto, podamos ‘disfrutar’ en las calles del centro de estos mamotretos…

Hace ahora poco más o menos un año al gobierno municipal le dio una especie de epidemia de patrocinios. Todo se iba a patrocinar, desde el Teatro Villamarta a la carrera oficial, parecía que cualquier empresa con dinero podía tener patrocinado un Ayuntamiento (no, perdón, dicho así queda muy feo: como si no lo hubieran leído). Dejando de lado lo del Villamarta y el Festival de Jerez, que da para otro artículo, en lo que se refiere a la Carrera Oficial ya sabíamos poco más o menos dónde íbamos a estar ahora, un año después: en el punto de partida. Nah de nah. Hablar por hablar. Este es un asunto que sencillamente el gobierno municipal no quiere ver y en el que tampoco, por muy opuestos motivos, parece especialmente preocupada la oposición de uno u otro signo… Pues nada, otro año de hacer un poquito la avestruz con este tema, y tranquilidad, que la Feria está ya a la vuelta de la esquina…

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído