Una muestra de teatro escolar en Jerez. FOTO: MANU GARCÍA
Una muestra de teatro escolar en Jerez. FOTO: MANU GARCÍA

(En el día Internacional del Teatro)

Gallos de vidrio cantaban por Jerez de la Frontera F.G. Lorca

Los héroes sin capa se resisten a ser abandonados en este nuevo frente que da vida a la vida. Una Marea Blanca detrás de una pancarta ponía voz en grito con un solo pulmón: “Sólo nos veréis de rodillas para atender a un paciente”. En este primer frente sanitario, hoy se juegan la vida los que ayer se vieron perseguidos por haber defendido con ahínco que NO desmantelaran nuestro Sistema Público de Salud. Hoy, la calle está desierta. Casas abandonadas. Mirlos en el asfalto. Los ciervos que se acercan por la acera. Los osos merodean por las calles. Nosotros hibernamos. La vida más salvaje se incorpora a la ciudad vacía. No somos una isla. Se abre el telón y luce un escenario tenebroso por un planeta triste y transformado por la mano invisible de un hombre interventor intervenido: un viejo santuario. Los carros de la compra de lleno bendecidos. Cajeras que saludan, hablando con los ojos. Manos entristecidas cubiertas por un guante. Balcones como almenas defienden las mazmorras. Amigos policías. Aplausos en el aire. Ejército paisano. Y un pobre voluntario que camina perdido entre las sombras, “Guardia civil caminera —de médicos guardianes— lo llevó codo con codo”. Medio en broma, venimos a decir que “los malos momentos son buenos para el teatro”. Necesitamos reponer nuestra fuerza espiritual. Luchar contra la apatía, el letargo, el pesimismo, la avaricia y el desprecio por el mundo en que vivimos, por el planeta en el que vivimos. Hacer avanzar a la humanidad, ayudarla a levantarse antes de que caiga en un abismo. Convertir el escenario en un templo, el espacio de actuación, en algo sagrado. Hacer teatro puede ser un acto sagrado y los actores pueden convertirse en los avatares de los roles que desempeñan. (1) Hoy, todos juntos, en un solo avatar, quedémonos en casa. Extracto del mensaje del Día Mundial del Teatro escrito este año por el galardonado dramaturgo pakistaní Shahid Nadeem: El Teatro como Santuario.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído