Una triste imagen del aspecto que presenta Sierra Bermeja.
Una triste imagen del aspecto que presenta Sierra Bermeja.

¿Conocéis ese miedo incandescente que te devora los huesos y el alma? En los últimos  días el cielo de la costa malagueña se ha tornado de un rojo furia, de impotencia, de socorro. Cientos de lágrimas a modo de cenizas, procedentes de Sierra Bermeja, lloran sobre la pesquera ciudad de Estepona. El sol se ha apagado, para dar lugar a una inmensa  nube de humo con partículas de fuego que amonesta a la humanidad. Una voz callada que  brama más allá de los límites de nuestra frontera, que reprende a la raza humana. Y es  que no hace falta señalar que el bosque anhela nuestra ayuda.  

El gran monstruo hambriento, como así lo denominan desde el Plan Infoca, está  arrasando, sin aspavientos, la masa forestal que encuentra a su paso. Sierra Bermeja se ha  teñido de luto por la muerte de un bombero forestal. Mientras, la salud de nuestro entorno  se sigue tambaleando sobre la cuerda floja de este circo que es el mundo. Un espectáculo  de luces y sombras, de peones con máscaras, que no son conscientes del daño tan  irreparable que le están causando a nuestra especie. Y es que en este juego siempre  movemos la ficha equivocada y rompemos las reglas. Cuando todo esto ocurre,  obviamente, el tablero ya no importa.  

En cierto modo, parece que estamos en el borde del precipicio. Desde hace varios años,  expertos en esta materia ya habían comenzado a confirmar que el cambio climático y nuestros actos están confabulando una catástrofe aún mayor.  

Resulta irónico decir que vivimos en el s. XXI. Mientras más años cumple esta esfera, menos respeto le tenemos a la biodiversidad que le otorga toda su belleza. Es cierto que  las redes sociales se han volcado con Sierra Bermeja, pero ahí queda la intervención de  estos meros jugadores. Hay un dicho popular que quizás ustedes conozcan, y es que hay  que dejar las palabras a un lado, señores, lo que importan son las acciones.

El reto al que  nos enfrentamos no es fácil. Cuando se trata de un desastre natural, las cartas de los  bomberos forestales y los efectivos que desempeñan las labores de extinción, luchando  contra fuego y marea, nunca son suficientes. Y lo grave es nuestra falta de consciencia.  El ser humano debe jugar con la baraja completa. Sin ases en la manga. Conocer las reglas  del juego. Entre tanto, seguiremos avanzando, causando daños, esperando impacientes  que otros los solucionen.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído