captura_de_pantalla_2016-03-04_a_las_12.29.35.png
captura_de_pantalla_2016-03-04_a_las_12.29.35.png

No entiendo qué ocurre con este aburrimiento de las Cabalgatas de los Reyes Magos. En Jerez hace un huevo que sale una mujer haciendo de Rey Mago y… vale, a todo el mundo se la suda a estas alturas, superado ese punto de inflexión inenarrable que fue el reinado de María José Santiago.

Lo digo porque en la capital, en todo un Madrid, la alcaldesa de pseudo izquierda ha puesto a mujeres haciendo de Reinas Magas. Ojo, en dos o tres barrios, no en la cabalgata de verdad, la de la tele, la de la Gran Vía. Vale. Ja, ja, por lo visto va a por todas. La señora Carmena seguro que piensa de sí misma que es la leche por este tremendo adelanto para la mujer…

Vamos a ver, que no lo digo porque salgan hombres o mujeres disfrazadas de Rey o Reina, que a mí me da igual, es decir, si las mujeres y los hombres que hacen de concejales están de acuerdo en que el papel habitual de un hombre sea asumido por una mujer, pues no hay nada más de qué hablar. Los Reyes Magos son, en principio, hombres. Pero, ahora bien… ¿Que hay quien piensa que ese papel debe ser asumido por mujeres?… Pues vale, yo voy a dormir igual, pero que nadie me venda este hecho como ‘empoderamiento’ femenino por la simple razón de que tampoco lo vi nunca como un secular ‘empoderamiento’ masculino. Parece que fuera como si los hombres estuviéramos orgullosos, o así, de que los tales Reyes Magos fueran hombres, cuando está claro que a la mayoría de la gente, hombres y mujeres, se la trae al pairo...

Ahora bien, llegados a este punto… ¿Por qué poner en las cabalgatas siempre una sola mujer como Rey Mago, tal y como hacen los ayuntamientos guays? ¿Por qué no dos o, joder, ir a por todas y poner tres, tres Reinas Magas? ¿Qué pasa, gentes ‘empoderadas’, que con una vale? Ja, ja, no, hombre, no…

Un amigo mío dice que todas estas polladas –con perdón, es una cita literal– al final sirven para tapar las cosas que de verdad importan, como que las mujeres ganan equis menos –un importante equis menos, por cierto– por realizar el mismo trabajo que los hombres en muchas empresas privadas. Y esa es la verdad, al menos buena parte de la verdad. Qué les importa a las mujeres –y a los hombres– que los Reyes Magos sean hombres. ¿Pedimos nosotros, los hombres, ser la Virgen María? ¿Piden las mujeres que sus hijos varones sean la Virgen María en esas terroríficas representaciones de Navidad que se hacen incluso en colegios públicos de la Andalucía socialista? Hummm.

CODA: Vale. Si tan igual me da, empiecen por quitarme las mayúsculas.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído