Querido Manuel, he leído con detalle y mucho interés tu carta abierta al presidente del Consejo Económico y Social de Jerez y creo que debo contestarte porque discrepo en varias de las afirmaciones que haces en la misma. En primer lugar, estoy totalmente de acuerdo con que en nuestra ciudad se ha instalado una sensación general de derrota, de fracaso, o como dices, de frustración, pero no es para menos, nuestra ciudad sólo es conocida desde un tiempo a esta parte por encabezar listas de los aspectos más negativos de cualquier sociedad: paro, emigración, deuda o corrupción, y eso no puede transmitir a los ciudadanos más que desesperación y frustración.

Pero no estoy de acuerdo con que Jerez no tenga un proyecto ni un relato de ciudad, el equipo de gobierno del PP sí lo tiene, su proyecto de ciudad es acorde al proyecto de Nación, es sencillamente acabar con lo público, acabar con el Estado, porque siguiendo a sus grandes mentores liberales, ellos creen que el mejor Estado es el que no existe, y la mejor estrategia para lograr esos fines es hacer esas instituciones ineficaces y opacas de forma que transmitan una sensación de inutilidad.

Por eso no es casual que desde que gobierna el PP la situación del Ayuntamiento sea peor, haya más deuda, más déficit, se ha aumentado el plazo de pago a proveedores, se han aumentado los intereses a los bancos, se ha vendido, o mejor regalado, el patrimonio, se ha bajado la calidad de todos los servicios, ha desaparecido la actividad cultural, la ciudad está abandonada y no hay ningún tipo de política que promueva la más mínima recuperación económica.

Un ejemplo más de ese modelo de sociedad es la privatización de Aena. En cuanto salga, al Aeropuerto de Jerez le quedan dos telediarios, y tendremos entonces otro elemento menos para activar nuestra pésima economía. Y el relato que denuncias que no existe, se resume en una frase que hemos comentado tú y yo y que corre entre los desencantados y vejados funcionarios y empleados municipales, “estamos ante el peor gobierno que ha tenido el municipio de Jerez”.

Porque el relato es una ristra de acciones tendentes a desmotivar al ciudadano consciente y activo para que se quede en casa sin mover un dedo ante este expolio programado, el relato también consiste en desincentivar al empleado municipal para que haga con desgana su trabajo y así ofrezca, aún más, una imagen de inoperancia de lo público. Y el relato también es una opacidad tal que aún no sepamos la verdadera cifra de la deuda y tengamos un presupuesto ilegal prorrogado, con las peticiones de información de los ciudadanos y partidos amontonados sin respuesta.

Éste es el relato de ciudad que tenemos, Manolo, el relato de la infamia. Con respecto a la ciudad que tendremos dentro de un par de años o dentro de un par de generaciones, si nadie lo remedia en las urnas, es la que ellos quieren, la que tienen en su proyecto, una ciudad que sea una fábrica de desesperados que acepten cualquier trabajo y donde sea por una miseria, donde los barrios históricos se caigan a pedazos y algún avispado promotor amigo de sus amigos levante casas y hoteles a precios de risa, un relato al fin que es una novela de terror donde una ciudad deteriorada se vende al mejor postor.

Pero tu carta tiene un claro mensaje, con el que estoy totalmente de acuerdo, y es que hay mucha gente que cree que es posible cambiar esta situación, crear una sociedad que participe y decida su futuro, que cree una economía para las personas y sobre todo que llene a sus ciudadanos de ilusión y esperanza. Somos muchos los que creemos que hay que escribir otro relato donde unas nuevas formas de gestión económica, cultural y social revitalicen una ciudad que antaño fue guía de muchas ciudades de nuestro entorno, muchos que pensamos como tú que hay que abrir foros de debate y actividad, crear pedagogía de la ilusión, transmitir un proyecto de ciudad viva y con futuro. Y estoy tambien totalmente de acuerdo contigo en esa provocación que haces de que hay que rediseñar un sistema de diagnóstico, un sistema no sólo técnico sino participativo, amplio y transversal, quizás impulsado desde lo institucional, pero no necesariamente sin la participación, ojo, participación y no control, de los partidos y sobre todo abierto, muy abierto, a la ciudadanía. Recibe un abrazo de tu amigo.

Manuel Herrero es presidente de ATTAC en Jerez.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído