Espero que se pueda escuchar mi alocución por Onda Jerez, ya digo… Si hay algún problema con el horario del personal por la hora y por caer en sábado, pues habrá que apechugar, que para eso lo hemos puesto nosotros…

Pues ya mismo, dentro de unas horas, estoy encendiendo la Feria, el Real de la Feria del Caballo 2017 para ser más exactos. Para eso soy la alcaldesa, que no sé si viene en el pliego de condiciones lo del encendido, pero es lo que hay. No obstante, antes tengo que acabar un discurso que voy a lanzar, que quiero lanzar, a través de Onda Jerez. No puedo competir con los discursos que por Navidad hacen el Rey y la presidenta de Andalucía, así que he pensado hacerlo a partir de ahora todos los años al comienzo de la Feria del Caballo. En vez de desear a la ciudadanía “felices fiestas”, pues deseo “feliz feria”, así, en singular, y ya está... En realidad, hay algunos —y algunas— que se merecen que les diga “felices ferias”, que realmente suena más parecido a “felices fiestas” y vendría a ser una especie de reconocimiento a su segura dedicación al Ferial (tanto en tiempo como en intensidad) durante estos ocho días que vienen, por no hablar de alguna hipotética visita futura a Sanlúcar. De hecho, ha llegado a mis oídos que hay gente que quiere una reducción del IBI exactamente del 1/52… vamos, que le exoneren de pagar los impuestos de su vivienda la semana que realmente viven en la feria. No voy a dar ideas a la oposición…

Ya tengo el discurso muy perfilado, casi terminado, digamos. Les voy a decir a los jerezanos —y jerezanas, claro— que se tomen una copita en buena convivencia, que disfruten de la gran fiesta de Jerez, pero también aprovecho y les recuerdo todas las cosas que está haciendo el gobierno municipal por la ciudad, sin cansar, eh, sin cansar, que hay que ser consciente de que la gente está estos días en otras cosas, pero no está de más que se diga que tenemos presupuestos municipales, que estamos desatascando los problemas de la ciudad, que van a llegar inversiones, que vamos a quitar el solar de la plaza Belén, por ejemplo… que las cosas van mejor, en definitiva. Pero no hablo solo de cosas prácticas, también me pongo un poco filosófica. Por ejemplo, digo que la feria “es siempre igual y es siempre distinta”, que me ha quedado como muy fino, ay, “muy fino”, en Feria, que me mondo... De las cosas que van mal no hablo, ja, ja, para eso creo que está o debe estar la oposición…

Espero que se pueda escuchar mi alocución por Onda Jerez, ya digo… Si hay algún problema con el horario del personal por la hora y por caer en sábado, pues habrá que apechugar, que para eso lo hemos puesto nosotros… Aunque un día es un día, lo mismo me veo un poco rehén de mis propias decisiones… Por si técnicamente no puede ser, estoy pensando, antes de recurrir a otros medios de comunicación, que lo mismo lo que hacemos es un periscope, yo hablando en la propia Feria, a lo moderno, ya veremos, a ver qué pasa… De todas formas, esto de que un alcalde —o alcaldesa— hable durante las fiestas de su pueblo es algo de toda la vida. Miren Tierno Galván, el Viejo Profesor, cuando dijo aquello de “rockeros, [no dijo nada de las rockeras, lo mismo no había por entonces o al hombre se le olvidó] el que no esté colocado, que se coloque” y lo de “al loro”, lo de estar al loro, que mejor no insisto porque se ha quedado como muy antiguo -lo de loro, digo- un poco tipo “diga, melón” o así… Y claro, está Pepe Isbert en Bienvenido Mister Marshall, con lo de “como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación, y esa explicación que os debo, os la voy a pagar”… Bueno, yo pagar pagar, lo que se dice pagar, no voy a pagar nada, eh, a ver si me ve algún ciudadano, o ciudadana, en la disco-caseta-electro-latina del PSOE y se empeña en que le invite a una media o una cervecita, que no está la cosa para grandes alegrías…

Bueno, va llegando el momento de acabar el discurso y poner fin a este breve descanso que me he tomado para escribir estas líneas en el diario. Eso sí, cómo me gustaría que en la Feria los jerezanos —y jerezanas— gritaran a mi paso “¡viva la munícipe por antonomasia!”, como en la película Amanece que no es poco. Algo de ánimo nunca viene mal…

M.S.



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído