img_2246.jpg
img_2246.jpg

Ay, dios mío, ¿palo del Ministerio de Hacienda al Ayuntamiento de Jerez? ¡Palo el que se ha llevado Hacienda del Constitucional! 

Ay, de verdad, ay, es que me troncho, me parto, me desternillo, me descuajaringo, me meo… ¡Ay, que me da, que me da! Qué cosas, de verdad, qué cosas. Ya nos hemos enterado de los "asuntos importantes" en las que andaba el ministro Montoro, ja, ja, ja, la sentencia del Tribunal Constitucional que estaba a punto de salir. Ay, dios mío, ¿palo del Ministerio de Hacienda al Ayuntamiento de Jerez? ¡Palo el que se ha llevado Hacienda del Constitucional! La declaración tributaria especial que aprobó el ministro —qué nombrecito… y digo bien lo de que la aprobó el ministro, porque no pasó por el Congreso, yo estaba allí, así que me acordaría— al final ha quedado demostrado que se trata de una amnistía fiscal de tomo y lomo y encima ilegal. ¿Qué dice la sentencia? Espera, Querido Diario, que hoy funciona bien la internet en el Ayuntamiento y voy a extractar una parte que me gusta mucho para que lo lean las generaciones venideras: “… Medidas que, en lugar de servir en la lucha contra el fraude fiscal, se aprovechan del mismo so pretexto de la obtención de unos ingresos que se consideran imprescindibles ante un escenario de grave crisis económica, suponen la abdicación del Estado ante su obligación de hacer efectivo el deber de todos de concurrir al sostenimiento de los gastos públicos”. Chúpate esa, como se decía antes. Abdicación del Estado. Mi partido ya ha pedido que dimita el ministro, pero no sé qué pasara…

El miércoles, cuando estuvimos en Madrid reunidos con responsables del Ministerio de Hacienda —por cierto, de donde salió que íbamos a ir el viernes— todavía no había saltado este asunto… qué pena. Lo digo por haber tenido otros temas de conversación. Que a ver, que en ningún caso nos iba a recibir el ministro, siempre ocupado, aunque haya coincidido conmigo durante años en el Congreso, tomando algo con otros compañeros en la cafetería o en el bar de la espalda, en Casa Manolo. Además, donde nos recibieron era un sitio un poco raro, visto desde fuera parecía más bien una sucursal bancaria, yo diría que del Popular —ya puestos, era el tema del día… además, qué coincidencia de nombres— que se lo hubiera quedado el Estado. 

Total, que quedamos en mandar al Ministerio más informes técnicos para justificar nuestra previsión de ingresos… aunque yo ahora, la verdad no sé si… No, no, hay que hacer las cosas bien y enviar los informes que nos han pedido desde esa especie de zona de negocios de la sucursal del Popular. A ver si ahora están entretenidos y nos dejan un poquito en paz…

Yo, la verdad, no estoy al detalle en los presupuestos municipales, eso es cosa de Santiago Galván. ¿Que si se le ha ido un poquito el lápiz en lo de los ingresos? Pues no sé, es posible; ahora, que si lo ha hecho tiene un buen espejo en el que mirarse… Qué gusto que hoy funcione bien la internet en el Ayuntamiento, mira lo que he encontrado también por ahí, Querido Diario: “Los presupuestos [del Estado] de 2016 inflaron los ingresos en 28.000 millones, según la Autoridad Fiscal” (ABC)… Si supiera que le llega el ministro pondría una copia de la noticia, así, como que se hubiera traspapelado…

Ay, ja, ja, ja, es que no puedo… ¿cómo es esa frase hecha? Sí, la de la paja y la viga… Querido Diario, me voy despidiendo, que es que hoy de verdad que me troncho, me parto, me desternillo, me descuajaringo, me meo… ¡¡Ay, que me da, que me da!!

M. S.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído