carmen_collado-8.jpg
carmen_collado-8.jpg

Yo soy una persona muy templada, pero creo que ha llegado el momento de que escriba unas líneas en este diario, no sé si para desahogarme o para aclarar un par de cosas...

Yo soy una persona muy templada, pero creo que ha llegado el momento de que escriba unas líneas en este diario, no sé si para desahogarme o para aclarar un par de cosas, eso lo dejo al gusto de un hipotético lector o lectora. Allá va: ¿Pues no van diciendo por ahí que he perdido 175.000 euros? Ya sé que soy un poco despistada, pero si hubiera perdido 175.000 euros me hubiera dado cuenta, vamos, digo yo, que 175.000 euros son un buen pico. No sé qué de un plan de inversiones en el Medio Rural que al final no se va a hacer, ‘Invierte’ creo que se llama el programa, que dice Diputación que se han pasado unos plazos… pero bueno, de ahí a decir que yo he perdido 175.000 euros, ya me dirán. Un abismo. Ni que yo anduviera jugando al bingo por internet o hubiera comprado preferentes… De todas formas, para estar más segura, porque despistada soy, ya digo, fui a sacar un extracto al cajero del banco y todo. Y nada. Todo en orden. Está claro que son solo cosas de la política, del lenguaje de la política. Hoy son 175.000 los euros que dicen que se pierden por aquí, y mañana pues le tocará a otra área, pero yo, perder, afortunadamente, no he perdido nada.

A ver, esta vez ha sido el PP el que ha ido contra mí después de que la Diputación le cargara el mochuelo al Ayuntamiento de Jerez –“al suelo, que vienen los míos”, como se decía antes en política, ja, ja, ja- pero no puedo decir que lleve un mandato tranquilo, ni mucho menos. Son muchas áreas, mucho trabajo, y claro… Empezaron pronto los de Ganemos criticando mis políticas en Acción Social e Igualdad, las otras dos cosas que llevo junto con el Medio Rural, que un poco más va Mamen y me pone también al frente de la Compañía Internacional de los Coches Cama, ja, ja, ja, bueno, que me despisto, que quiero decir que a los seis meses ya estaba en el pim-pam-pum y ahora esto… Dándome por los dos lados, tanto los de PP como los de Ganemos, que creo que es una buena señal, eh, que conste. Y eso no ha sido todo. Pronto empezó a oírse en la Corporación que si “Colladito dice”, que si “Carmencita propone”, maneras de dirigirse a mí por detrás que seguro que se las dijo a los de la oposición -bueno, y también a los más jóvenes de mi partido- alguien de la Sanidad. Carmencita, como la marca de condimentos, el azafrán, el pimentón y todo eso, creo que esa era exactamente la broma sanitaria… Bueno, a mí me da igual, eh, todo es por ser una mujer menuda que se llama Carmen, ya ves tú, qué cosas…

De la Sanidad viene mi fama de despistada… He oído que en cierto centro de salud conservan todavía años después un cuadrante de vacaciones del personal que hice cuando era jefa o medio jefa, ahora no recuerdo bien. Vale que el ‘planing’ tenía sus tachones, que salían flechas con distintos colores para todas partes… pero es que la gente ahora es muy impaciente, quiere que se lo den todo hecho y no se esfuerza nada en comprender. Los colores, las flechas, los tachones… todo tiene su lógica. Yo este asunto no lo veo exactamente como un despiste, la verdad, lo que pasa es que en vez de leer con atención es más fácil decir “lo ha hecho Carmencita” y ya, hala, pasar a los sobreentendidos.

Siempre he sido una buena profesional de la Enfermería aunque la política me encanta, es lo que de verdad me apasiona. A veces en la Corporación se olvidan de que, después de Mamen –vale, y Pelayo- soy la persona que tiene más experiencia política de todos los concejales. ¡Ay, aquellos tiempos de parlamentaria autonómica! ¡Qué cuatro años! Frenéticos, qué actividad. Y fui nombrada por aclamación, eh, por aclamación,  no como ahora está el partido, leches, que si Susana, Pedro, Patxi, que hay que ver. Aquello fue así: Blanca no quería a Pilar, Pilar no quería a Blanca… así que salí yo. Aclamada. Un poco tercera vía si quieren, pero yo. Intento poner toda esa experiencia al servicio del gobierno municipal, del Ayuntamiento, de la ciudad… pero a veces no es posible. Y no es que me despiste yo, para mí que son los demás los que se despistan.

Bueno, pues nada, querido diario, ya me he desahogado… y va, a otra cosa. Por ejemplo voy a ver si cocino un rato, que es algo que también se me da muy bien, sobre todo el pollo al jengibre, que queda así como muy ‘cool’ y no hay que andar con los habituales diminutivos que usan los cocineros, que no hay manera de decir pollito al jengibrito o similar, ja, ja, ja. Saluditos de Carmencita, que a mí la ‘bromita’ como que me la trae al pairo. Ahí estoy…

Posdata: Ahora que lo pienso tal vez el tercer párrafo debería ser el segundo, el segundo el cuarto, el cuarto el tercero y el quinto… a ver, mejor, el quinto podría ser el primero, una especie de introducción, así que entonces, si el quinto es el primero, el tercero volvería a ser el tercero, el segundo sería el quinto y el cuarto se quedaría como cuarto…

C. C.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído