Pero, ¿a quién le interesa las primarias del PSOE?

Sebastián Chilla.

Sebastián Chilla

Jerez, 1992. Graduado en Historia por la Universidad de Sevilla. Máster de Profesorado en la Universidad de Granada. Periodista. Cuento historias y junto letras en lavozdelsur.es desde 2015. 

zapatero-hoy-empieza-presidenta-gobierno_ediima20170326_0272_19.jpg
zapatero-hoy-empieza-presidenta-gobierno_ediima20170326_0272_19.jpg

Las primarias del PSOE son una absoluta pantomima que tiene como palmeros a los grandes oligarcas del Reino.

Susana, Patxi, Pedro... el bombardeo mediático es atronador. Seguro que apenas habéis oído hablar de las recientes elecciones holandesas, las inminentes francesas o los casos de corrupción en Corea (del Sur, sí... del Sur) pero conocéis a la perfección cada uno de los poros de la piel de Susana Díaz, cómo Pedro Sánchez hace de chico rebelde o cómo Patxi López se presenta de ‘pacificador’. Y es que, como no podía ser de otra forma, los medios están haciendo campaña por el Partido Socialista, no vaya a ser que por dejar de ser socialista deje de ser también partido. El objetivo es recordar a los telespectadores, a los oyentes y a los lectores de prensa que el PSOE está más vivo que nunca. Y para ello poner sobre la mesa todas sus armas: la demagogia, el olvido y el miedo. La demagogia de hacer creer a la ciudadanía que el PSOE sigue siendo de izquierdas pese a haber aplicado y aplicar allí donde esté políticas neoliberales, el olvido sobre lo que hizo y de lo que ya no se habla –dar al Partido Popular el gobierno del Reino- y el miedo de que la gente no caiga en un mal mayor: conformarse con una rosa marchita a una nueva que pincha.

Pero el PSOE no puede hacer campaña solo. Susana, Patxi y Pedro están muy bien acompañados. Y no lo digo por sus militantes, aquellos que tuvieron dos veces la oportunidad de votar en unas primarias y en ambas ajusticiaron al candidato resultante. No, no. Hablo de ellos, los invisibles. Aquellos que tras haber creado la vacuna naranja tras el auge de Podemos vuelven a acordarse de los niños de Isidoro. Pedro Sánchez, que pese a haber quedado como un santo para parte de su izquierda y como un loco para el PSOE más oficialista, también pasa por el aro. Su candidatura, como la de Patxi y Susana, es un nuevo lavado de cara y su imagen, utilizada como reclamo para hacernos creer –todavía- que el PSOE, además de ser un partido ‘de orden’, es ‘democrático’.

Aunque Susanita sea la aupada por los barones más importantes del partido, tanto Pedro como Patxi juegan a lo mismo. Las primarias del PSOE son una absoluta pantomima que tiene como palmeros a los grandes oligarcas del Reino. Y con ellos se codean, una y otra vez, en Sevilla, en Madrid y en Bruselas. ¿Qué respuestas tiene el PSOE para los 13 millones de españoles que están en riesgo de pobreza y exclusión social?  ¿Acaso importa la cara que presida un partido entregado a las políticas neoliberales de la UE? No caigas en la trampa... que no te la den con el rojo, es pura fachada.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído