Calle del centro de Jerez. FOTO: MANU GARCÍA.
Calle del centro de Jerez. FOTO: MANU GARCÍA.

Es increíble Santiago, hace dos días estábamos en Milán y hoy estamos aquí en Marruecos, comiendo una pata de cordero con cuscús como si fuera tan normal. Hombre Curro, que ésto me lo diga mi madre que todavía cree la pobre que el Sol gira alrededor de la Tierra y que no sabe porqué estamos pegados al suelo pues..., pero a ti no te pega mucho la verdad. Tú no me has entendío, lo digo por cómo es el mundo de curioso, unos que si no comen cerdo, otros que sí pero no los Viernes Santos, otros que son capaces de comerse al Mani empanao... Y otros que no tienen nada que llevarse a la boca. Tú lo has dicho, a eso iba yo, que es una tontería, un montaje de unos pocos. Ayer mismo me metí en un mercadillo de ellos y parecía que estaba en Federico Mayo, en los puestos que ponen los gitanos los lunes, había una escandalera que daba gusto, un chillío por un lao, otro chillío por otro, luego uno que llamaba a la oración y que parecía que estaba entonándose por seguiriya.

Mañana voy contigo. Mañana se verá Santiago, mañana es mañana, hoy es hoy, y además mañana no lo ponen. Cómo sabes que no lo ponen. Cómo van a ponerlo los días chiquillo, no tiene sentío..., pero lo que te iba diciendo, ésto no tiene que ver con lo que vemos por ahí arriba, en Londres o París, mismo, hay una especie como de educación pero sin educación que te quita hasta las ganas de comer, mucho formalismo y mucho pero de gusto y paladá cero. Es otro mundo Curro, aquí es como todo más humano, con lo bueno que tiene y lo malo. Pero sea bueno o malo es auténtico y con lo sincero y lo auténtico uno va al fin del mundo, yo desde luego me encuentro más agusto aquí en Fez que en Berlín mismo..., y tó porque venimos de los moros compare, les guste o no les guste. Pues muchos estudios dicen que somos más romanos que moros. Mentira y como un camión de grande, yo no sé tú, pero yo no he visto en mi vía a un romano con planta de flamenco pero mira, tú mira, ese mismo de la camisa blanca que está en la esquina, si es que parece de la calle Cantarería y tó. Cuando dicen romanos no se refieren al aspecto, se refieren al tipo de educación y las leyes que tenemos.

Mira Santiago..., en casa de mi pare todavía se tiene la puerta abierta, el santo día, de par en par y la cierra solamente de noche por mor de que le entre un bicho de la calle y le haga algo, en eso de cagón he salío a mi pare. Pues en Holanda la gente no coloca rejas en las ventanas como aquí y en Jerez las ponen hasta en los pisos de tres plantas. Moda tó, eso es moda, pero muy en el fondo no pondríamos , pero basta conque una la ponga que la ponga el mundo, así somos, pero a mí lo que me gusta de esta gente es la forma que tienen de hablar, no hablan sino que gritan, es como si quisieran venteá lo malo y dar envidia de lo bueno, así nació el flamenco, te lo digo yo, por esa necesidá de echar lo malo y llenarse de lo bueno. El origen del flamenco es más complicado, tiene más matices, que si lingüísticos y literarios como son los Romances, que si históricos como son las migraciones, que si... No te me vayas a poner ahora como uno de esos que charlan de flamenco y rebuscan y rebuscan no encontrar , porque no puedo con ellos, muchas veces me pregunto por qué no dejan de saber tanto y se ponen a ayudá al flamenco y no a sacarle la sangre a los artistas.

No voy a entrar al trapo que te conozco. Que me conoces qué. Que te voy conociendo Curro y sólo quería decirte que mi hermana Antonia, una vez estando en Túnez, coincidió en una ceremonia bereber y se sorprendió porque los hombres de la tribu, mientras las mújeres bailaban en el centro de la reunión, empezaron a cantar una melodía que recordaba al villancico ese de "Al pasar por Casablanca, pasé por la morería, la lalala la...". Ya te has quedao atrancao, no he conocío a un cantaor en mi vía más malo que tú. De hecho no soy cantaor y no he cantado más porque no y porque quería decirte que cantaban lo mismo, con la misma música y el mismo compás, pero en árabe. A mí no me extraña, venimos del mismo sitio, que si una morita lavaba y que era cristiana cautiva, luego que si un caballero la rescata pero luego era su hermano.

Cántame otro. Otro qué. Otro villancico..., ya que te metes conmigo. No seas malo, tú sabes que yo de villancicos no estoy muy puesto, es lo único que no estoy, de flamenco lo que tú quieras, pero de villancicos ando más corto que tu amigo Charnesca de sevillanas, que siempre hace el mamón las mismas, no se aburre. Verdad Curro, esa de mi guitarra está cansá, la tiene gastá. Pero me hace gracia una cosa. Qué. Que te pones a estudiá el mundo y vuelve, por un lao o por otro, pero vuelve, antes estuvieron ellos y luego estuvimos o estamos, no sé ya, nosotros, que si ésto es mío y luego será tuyo, cuando la verdá es que no somos nadie ni es de nadie. El mundo está un poco loco. El mundo está como estará siempre, una vez nos tocará estar arriba y otras abajo, cuando nos toque arriba tocará disfrutar y cuando nos toque abajo, que nos tocará, pues a llevarlo lo mejor posible, con lo sencillo que puede ser , porque tú dices que si la cristiana cautiva pero qué me dices del cabal ese que hace el Sernita de Los moritos iban a caballo y los gitanos a pie, Pues que los gitanos, no sé cómo lo hacen, pero siempre salen perdiendo. También es verdá, compare.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído