tocoto-vintage_moda-infantil.png
tocoto-vintage_moda-infantil.png

Que un vestido de estas marcas cueste X y otro de las marcas de los súperemporios cueste la mitad, no convierte a los primeros en ladrones, más bien al contrario. 

Llevo días a vueltas con las revistas dedicadas a los niños que cada temporada llegan a los quioscos con las recomendaciones de estilo para que los peques vayan a la última. Ahora forma parte de mi trabajo, antes sólo las compraba como madre interesada en hacer descubrimientos que mereciesen la pena en el universo fashion infantil (me gusta la ropa, que le vamos a hacer). La importancia que en los últimos tiempos se le da a todo lo que tenga que ver con los niños, ha hecho crecer el número de marcas de ropa infantil, incluso que las grandes firmas y los diseñadores de relumbrón en las pasarelas nacionales e internacionales, tengan sus líneas “for kids”.

Entre tanta oferta, me llama la atención la relevancia que están adquiriendo algunas marcas españolas,  muchas de ellas consolidadas ya en el extranjero. Se trata de marcas diferentes, con una filosofía distinta y reconocibles por la seña de identidad Made in Spain. Si ojeásemos cualquiera de las revistas de las que hablaba al principio y comparásemos las marcas referente hace 2-3 años con las que encontramos hoy en sus páginas, es evidente el cambio. Las españolas han crecido en cantidad y calidad.

Su éxito es la consecuencia de hacer las cosas bien. Son marcas que en tiempos complicados han tomado el camino menos fácil. Producir en España es una apuesta valiente porque supone, entre otras cosas, volver a hacer las cosas como se habían hecho siempre, antes de esa realidad global que es ahora el mundo. Son empresas de filosofía slow que miman la producción, empresas km 0 que apuestan por la producción local como medida de reactivación económica y sostenibilidad, empresas que vuelven a poner en valor la importancia de cuidar los detalles. Con profesionales bien formados (muchos de ellos “reinventados”), con las ideas claras, estilos definidos y  diseños impecables, no es de extrañar el impacto en el mercado internacional de algunas de estas marcas.

Volver a la producción local, a la recuperación de los talleres que se estaban perdiendo, a las materias primas de calidad, al seguimiento riguroso de los procesos de producción, garantiza la excelencia del producto final. Y eso tiene un coste que repercute en el precio final de estas prendas. Cuando se conoce la historia que hay detrás de estas empresas y de la ropa que fabrican uno no sólo se convence de que no son caras, sino que reflexiona irremediablemente sobre de dónde viene la diferencia de precio entre una de estas prendas Made in Spain y la ropa que nos venden las grandes multinacionales (me ahorro nombres, todos estamos pensando en los mismos). Que un vestido de estas marcas cueste X y otro de las marcas de los súperemporios cueste la mitad, no convierte a los primeros en ladrones, más bien al contrario. Párate a pensar en el coste real de la prenda en cuestión. Piensa en todo lo que se mueve alrededor de ella. Como lo hacen unos y como lo hacen los otros. ¿Quién te roba, quién reduce sus beneficios en favor de una producción ética a todos los niveles (salarios, medio ambiente, generación de empleo…) con la consiguiente repercusión en el precio, o quien reduce costes saltándose todas las normas para embolsarse un mayor beneficio? ¿Quién gana más, el que tiene unos gastos de producción de 25 € y lo vende a 40€, o quién produce a 50 céntimos y lo vende a 14,95€?

Es cierto que los niños crecen rápido, que las prendan les duran poco, que son unos destrozones…autoconvéncete como quieras. Diremos a favor del consumidor que en esta época de supervivencia que nos ha tocado es muy difícil mantener la coherencia. Pero de vez en cuando merece la pena frenar y pensar. Ver cómo podemos hacer algo desde nuestra posición. E incluso aprovechar la coyuntura para educar. Porque los niños, si conociesen lo que hay detrás de cada prenda que se ponen, seguramente  no tendrían dudas.

Si tenéis la oportunidad, investigad, buscad esas marcas que están revolucionando el panorama de la moda infantil en España, que producen aquí y que donde van, triunfan. 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído