Una fotografía del Parlamento Europeo.
Una fotografía del Parlamento Europeo.

El aborto es un sicario, dice el Papa argentino, que no es verdaderamente profeta en su tierra, y un obispo demanda a los que se demandan sus víctimas, en un culebrón infinito de abusos sexuales convictos, confesos o sospechos por parte de miembros de la Iglesia de Roma en varias de sus franquicias. Mientras la educación concertada, una especie de metáfora para referirse a las escuelas de Roma, aumenta desde 2011 al tiempo que la pública iba cerrando ante los ojos del PSOE.

Zamora resiste como Cadi, y a Fran González le honra rechazar de plano los intentos de PP y Ciudadanos de arrebatar la alcaldía a quien la ha ganado por casi mayoría absoluta. Aunque el PSOE de Cataluña sigue insistiendo en no reconocer a Maragall, cosa que en Barcelona siempre se hizo con quien ganó, y la duda posterior de la Colau esperamos que haya sido un malentendido. Valls no se había enterado del pacto de sus Ciudadanos con Vox en Andalucía y ahora le indigna por adelantado si hacen lo mismo en Madrid.

Veremos cómo pacta la alcaldesa de Jerez.

En Madrid los atascos van a ser protegidos y los van a presentar a la lista del Patrimonio Contaminante de la Humanidad ante la UNESCO. Monedero seguirá como poeta oficial de los asaltos a los cielos y del ángel caído Errejón.

Daría la sensación de que depositadas las papeletas, y contadas o mal contadas por el Ministerio del Interior o por su web, la ciudadanía es ya solo un público adormecido en los bancos corridos de algún cine de barrio. Un cine de aquellos de sesión continua: generales-el Senado-europeas-autonómicas-municipales-el Senado-provinciales. Solo quedaba para presidente de la escalera y va y abdica, por segunda vez, el rey abdicado.

Mientras la gobernanza de los asuntos de las personas vuelve a la normalidad, la situación de emergencia y marginalidad no ha quedado suspendida para tantas personas que han quedado lejos de ese cine por sus pobrezas, que siempre son varias, se van sumando, y excluyen de la vida social normal. Alcaldes, alcaldesas: falta luz, falta agua, ¡faltan techos! Ayuda a la dependencia, gobernantes autonómicos. Ley mordaza, etc.

¿Quién entiende ya nada? Complicado y problemático para una democracia liberal ordenada, en la que cada elección busca elegir a los responsables de cada nivel de la gobernanza en base a sus propios resultados. Esta vez no va a ser tan así. De haberse celebrado las generales lejos de las municipales, ahora tendríamos un Gobierno de coalición PSOE Unidas Podemos; lo más improbable en este momento. Las elecciones legislativas deberían tener fecha fija igual que las municipales, lo que ya ocurre en Alemania.

El reparto del poder

Ahora llegan los pactos, ya que la suerte va a obligar a los gobernantes a dialogar y ponerse de acuerdo. Algunos solo cambiarán cromos. Aunque no todos están de acuerdo con el puesto que les ha tocado. Albert Rivera es el más claro ejemplo. Se sacó de la manga que él era el líder de la oposición en un acto que podríamos considerar como de golpe-de-mano contra la costumbre y la realidad: el partido con mayor número de escaños es el PP y no Ciudadanos. Pero esa arrogancia es aún mayor cuando anuncia que solo pactará con aquellos miembros del PSOE que renieguen de Pedro Sánchez, en una sospechosa, siempre supuesta, llamada a una revuelta y golpe palaciego contra Sánchez.

La legitimidad de Albert Rivera para autonombrarse jefe de la oposición es igual a cero, y sin legitimidad democrática no hay Derecho que sea democrático. Si el propio Rivera considerara que Casado debería dimitir, otro diputado del mismo PP sería el jefe del principal grupo parlamentario de la oposición, y no Rivera.

Regresa la conversación alrededor de un posible renovado, o no, bipartidismo. Es pronto, todavía, para decirlo. Es más que posible que el PSOE lo desearía, y me parece seguro que el PP, absorbido por Ciudadanos o viceversa, es lo que más añora. Todo va a depender de lo que ocurra con Unidas Podemos, de su capacidad para una refundación o para la recreación de una nueva fuerza política que represente el espacio social que venía representando Podemos..

En el Parlamento Europeo el pluralismo político se ha vuelto más variado, lo mismo que en Alemania, gracias a Los Verdes, que han venido a ser llamados la nueva socialdemocracia. No sé si es demasiado pronto para que en la sociedad española, que recién está afianzando fuertes cimientos en su feminismo, y sacudiéndose la ilegalidad de sacar luz del sol, aparezca la ecología como un elemento realmente central en los espacios políticos de las izquierdas. Es justo considerar que el retraso en igualdad económica de la sociedad española es la primera ocupación de las izquierdas. Sin embargo, no habrá igualdad en ningún espacio vital sin un espacio vital que siga vivo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído