Viajeros esperan un tren en la estación de Jerez.
Viajeros esperan un tren en la estación de Jerez. MANU GARCÍA

Está muy bien, sin duda, lo de poder ir directamente en tren desde Jerez (o desde Cádiz, El Puerto o San Fernando, para el caso, tanto da) hasta Barcelona. No bajarse en Madrid o Sevilla, no tener que andar con las maletas de acá para allá para coger otro tren va a ser estupendo para los usuarios, de verdad.

El caso es que la decisión de Renfe de prolongar hasta Cádiz la conexión directa que ya había desde Sevilla, que entrará en funcionamiento el próximo mes de agosto, ha sido compartida a bombo y platillo por el gobierno municipal de Jerez, eso sí, arrogándose en una nota un protagonismo con el que busca ante la ciudadanía anotarse réditos políticos en la obtención de dicho servicio para su ciudad (que como ha quedado dicho en realidad es para toda la provincia, claro, pero como que desde el Aqualand para allá estamos otra vez con la ceguera habitual: y esta vez es culpa íntegra de Jerez).

Aquí no se va a criticar una medida a todas luces positiva, ni siquiera que cada uno acerque el ascua a su sardina en materia política, el problema es que, como pasa tantas veces, se busque el titular y se haga, de manera, un tanto torpona. En lugar de ceñirse a destacar en una nota que la alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez, se interesó por este tema y que es una medida positiva para el millón largo de habitantes que tiene la provincia de Cádiz (en realidad, este asunto interesa igualmente a todos los habitantes de Barcelona y, si me apuran, de Cataluña), estamos con lo de siempre: con el protagonismo que se le da a la alcaldesa en la nota enviada por el Ayuntamiento, da una sensación, no sé, casi como de delirio… de que Mamen no paró de insistir hasta que se formó una comisión bilateral España-Jerez, en una de esas mesas gigantescas con dos misiones igual de gigantescas de uno y otro lado, cada una detrás de su banderita: una rojigualda, otra blanquiazul… y que, pese a todo, al final fue un cara a cara de líderes, un “Sánchez vs Sánchez”, el que desatascó la reunión… Todo ello, por supuesto, horas después de que el presidente tuviera que suspender una cita con Angela Merkel crucial para la recepción de los fondos postpandemia, única manera que tenía de atender a Mamen. A eso suena decir, como dice el comunicado, que este nuevo tren llega después de “distintas reuniones [de Mamen Sánchez] con el Ejecutivo de Pedro Sánchez”, que te imaginas al presidente poco menos que diciendo que “de aquí no se levanta nadie, ni les de Podemos, hasta que se dé satisfacción a la petición de la señora alcaldesa de Jerez de la Frontera”…

En realidad, Mamen no tiene directamente la culpa de que al final las cosas se cuenten así. Independientemente de lo que se haya dicho o dejado de decir sobre el enfoque del tema en la sala de máquinas de la alcaldía –que seguro que ha sido nada de nada-, una vez más encontramos por medio al concejal de Urbanismo, José Antonio Díaz, que es el que asume en el comunicado enviado por el Ayuntamiento a los medios de comunicación el papel de relator de tamaña gesta. Es nuestro Cide Hamete Benengeli del tema, el encargado de sembrar de gigantes, magos y encantadores el camino hacia el tren de Barcelona (que no habrá pasado de un breve en La Vanguardia o El Periódico, claro), nuestro exegeta de los hechos, nuestro epígono de Mamen, en definitiva “un admirador, un esclavo, un amigo, un siervo”, como dice José Luis López Vázquez en la inolvidable película ‘Atraco a las tres’. El teniente de alcaldesa Díaz –y, por supuesto, los que le han asesorado, consentido o ignorado- cree que así beneficia a su jefa, cuando lo que hace en realidad con su loa es ponerla a los pies de la mofa.

Que la alcaldesa se ha visto con algún secretario de Estado, pues lo más seguro; que puede que haya hablado del tema con el ministro saliente del ramo, José Luis Ábalos -¡con la agenda que tenía Ábalos!- pues vale, pero hombre, ya, no traten a la ciudadanía con los adjetivos que, al parecer, tanto prodiga Florentino Pérez en privado: de la manera que se han comunicado las cosas, ni se acierta en el ámbito de interés, que es toda la Bahía e incluso toda la provincia de Cádiz, ni a fuerza de exageración y épica se hacer favor alguno a los dos Sánchez, presidente y alcaldesa, a los que aquí tanto se implica…

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído