Nuevo obispo para Jerez

El Ayuntamiento de Jerez, desde los tiempos de Pacheco, siempre le ha agradecido a la Iglesia que con la diócesis Asidonia-Jerez viniera a reconocer una capitalidad que, de alguna manera, el Estado y la historia le han negado

CARLOS PIEDRAS-2

Periodista.

José Rico Pavés, en la imagen difundida por la Diócesis de Asidonia-Jerez.
José Rico Pavés, en la imagen difundida por la Diócesis de Asidonia-Jerez.

Jerez tiene desde hace unos días un nuevo obispo. Bien, además de darle la bienvenida… ¿Qué decir después de una frase tan taxativa en un medio de comunicación, digamos, en general ‘ajeno al hecho religoso’, como es el que el lector tiene ahora ante su atenta mirada?

Se hace inevitable buscar otras fuentes para ampliar. Leo, por ejemplo, las declaraciones de su rueda de prensa, publicada en Diario de Jerez y, claro, estoy a favor de lo que dice el flamante obispo que, por supuesto, evita meterse en ningún charco antes de aterrizar en su diócesis, como es lógico. A ver, que yo siempre a favor, insisto, pero me gustaría plantear un par de cuestiones que, no por ser menores, dejan de tener cierta relevancia. Me consta que desde Roma –queda chulo decirlo así, como si yo fuera Antonio Pelayo, de Antena 3, al que, por cierto, tuve el placer de conocer personalmente hace muchos años- se viene optando desde hace décadas por reducir el uso de términos clásicos como “monseñor”, con lo bien que quedaban, mientras es palpable que entre los medios de comunicación que siguen habitualmente el hecho religioso a veces no se da con la tecla para referirse ni a la persona en cuestión ni a su cargo (o dignidad) y frecuentemente se cae en el término semi futbolero que, desde mi punto de vista, supone el uso, sin más, de los dos apellidos, cambiando al final -es una sensación- la curia por el arbitraje a poco que los dos apellidos acompañen en sonoridad, como además es el caso. Así tenemos a Rico Pavés como nuevo obispo de Jerez… y nombre con el que claramente también podría designarse a un ‘trencilla’ (y que me disculpe, pero yo diría que con clara vocación casera, la verdad) de cualquier categoría del fútbol español.

No quiera ver ningún avezado lector o conspicua lectora en este comentario una vocación anticlerical porque de verdad que no la hay: Puede que haya algo de García Berlanga (ja, ja… otros dos apellidos: me está bien empleado) en mi enfoque, no lo discuto, pero en realidad los que me conocen saben que vivo tan al margen del hecho religioso que por no definirme no me defino ni como ateo, colectivo éste, al fin y al cabo, en el que hay muchos creyentes frustrados, siempre dispuesto a dar la brasa a las primeras de cambio y que necesita, fervientemente, de la existencia de Dios al menos como objeto de debate, que no es el caso, insisto.

Dije más arriba que el uso de términos como Rico Pavés, así, sin nada que lo acompañe cuando el periodista se cansa de poner ‘obispo’ o decide que deja esa palabra para el subtítulo o la entradilla de la noticia que está redactando, me suscitaba un par de cuestiones, por lo que huelga decir que tras comentar lo que me parece el uso con carácter arbitral (o arbitrario, que cada uno ponga sus matices para terminar en conceptos bien diferenciados) de los dos apellidos en bloque, he dejado colgada una segunda cuestión a plantear. Pues no nos demoremos… al final, bien pudiera ser que Rico Pavés –de verdad que me encantaría decir monseñor Rico, monseñor José Rico o algo así, porque, en efecto, ‘Ilustrísimo’ y/o ‘Reverendísimo’ Señor suenan un tanto anquilosados- fuera realmente futbolero. Que estemos, de verdad, incluso ante todo un supporter. No piense el señor obispo que a este cronista le ha pasado desapercibido el titular de la entrevista en el medio citado más arriba: “El obispo no puede caminar solo, necesita estar con los fieles”, que más que recuerda al mítico ‘You’ll never walk alone’ (Nunca caminarás solo) con el que la afición del Liverpool saluda siempre a su equipo en todos los partidos que disputa en casa…

CODA: Me permito ofrecer una pequeña información al nuevo obispo que puede facilitar su aterrizaje. El Ayuntamiento de Jerez, desde los tiempos de Pacheco, siempre le ha agradecido a la Iglesia que con la diócesis Asidonia-Jerez viniera a reconocer una capitalidad que, de alguna manera, el Estado y la historia le han negado. Está en las hemerotecas…

Archivado en:



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído