Antonio Saldaña en el hotel los Jandalos, tras conocer los resultados electorales de las municipales de 2019. FOTO: JUAN CARLOS TORO.
Antonio Saldaña en el hotel los Jandalos, tras conocer los resultados electorales de las municipales de 2019. FOTO: JUAN CARLOS TORO.

Las cosas empezaron a torcerse a eso del 60% recuento. Hasta ahí todo había ido bien. Lo que se podría llamar el bloque de la izquierda iba viento en popa en la noche electoral de las municipales, casi todo el tiempo con quince concejales. De hecho, en un momento determinado había tocado los 16 concejales (12 PSOE; 3 la confluencia de Podemos e IU y 1 Ganemos). Era lo que se dice una plácida jornada electoral. Pero a eso del 60% del recuento, los socialistas perdieron uno. “Bueno, siguen siendo once contra ocho del PP y 15 en total para la izquierda”, pensó todo el mundo en la sede de la calle Sevilla, mientras tomaba cerveza medio caliente en vaso de plástico y comía patatas fritas.

Pero si algo puede ir a peor, seguro que lo hará (y no hablamos de la temperatura de la cerveza). Fue llegar a eso del 85% del recuento y perder otro concejal… que recogió el PP, lo que generó diversos atragantamientos en la sede socialista. Ahora la cosa estaba 10 a 9 entre PSOE y PP, con el bloque de la izquierda justo en 14. Con esta reciente pérdida es cierto que el PSOE difícilmente se iba a dejar otro y también es cierto que al PP le iba a costar mucho sumar uno más –y menos a costa de los socialistas… son las cosas de la Ley D’Hont— pero… pero nunca se sabe.

¿Y si la izquierda se quedaba en 13 y el centro derecha en 14? El centro derecha porque, claro, Ciudadanos se iba a convertir de repente para los socialistas en un partido de centro-centro, incluso centro progresista, si el objetivo era mantener la alcaldía. Adiós a las tres derechas. A ver, si el PSOE ganaba, ¿en realidad, qué interés iba a tener Ciudadanos en darle la alcaldía al PP? En Jerez no hay ninguna situación excepcional que lo justifique, por el simple motivo de que la ciudad vive desde hace años en la excepcionalidad. Lo que estaba claro es que el PP iba a poner toda la carne en el asador para convencer a Ciudadanos y devolverle al PSOE la jugada de hace cuatro años, cuando consiguió gobernar con una lista de siete concejales mandando a la oposición a una de once…

De repente, Vox empezó a subir y aunque por ahora no tenía concejal –lo había tenido en algún momento, cuando el bloque de izquierda andaba feliz en 15- se acercaba peligrosamente al 5% que le da automáticamente un asiento en la Corporación. 4,85%, 4,90%... Vox seguía subiendo poco a poco pero imparable. Lo peor era que Ganemos Jerez iba perdiendo en cada actualización centésima a centésima… Ganemos empezó sin concejal, lo estabilizó como al 20% del recuento pero nunca se fue más allá del 5,40%, nunca peleó el segundo concejal.

Ahora, al 95%, nada cambiaba por arriba (el famoso rush final del PSOE, el ‘subidón’ que antes le daba la entrada tardía de las mesas rurales, ya es historia) pero VOX está en 4,95% y Ganemos en 5,10%, a la espera de que entren las últimas mesas. De repente, nueva actualización, todo el mundo contiene el aliento con la pantalla fija en el ordenador a la espera de ver qué arroja el F5… Tras diez interminables segundo cargando, ahí está: recuento al 100%, con VOX 5,01%, un concejal; Ganemos cae hasta el 4,98%, por lo que la izquierda se queda en trece concejales y ahora, la leche, el PSOE tendrá que…

Mamen se despierta sobresaltada. Le palpita el corazón. Se incorpora en la cama. Suda… Tras permanecer unos segundos ligeramente aturdida después de la pesadilla, se levanta a beber un vaso de agua. De paso, mirará a ver si la niña se ha destapado…

CODA: Todos sabemos cuál fue el recuento real. Ganemos Jerez obtuvo 4.604 votos, el 5,25%; mientras que VOX se quedó en el 4,90%, con 4.294 votos, es decir, son solo 310 votos (que en realidad para esta cuenta serían menos) los que hacen que el PSOE mire con tranquilidad a su izquierda y a su derecha, ya que siempre le da 14; de haber sumado VOX el concejal en detrimento de Ganemos Jerez o Adelante Andalucía (o el propio PSOE, que eso ya…) hubiera complicado sobremanera la placidez socialista ante los resultados porque la llave de la gobernabilidad la tendría Ciudadanos…

Dejémoslo aquí. Para leer una auténtica ucronía, mejor La conjura contra América, de Philip Roth.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído