Zambomba en Santiago, en una imagen de archivo. FOTO: SHARON FROST.
Zambomba en Santiago, en una imagen de archivo. FOTO: SHARON FROST.

Esa mañana se levantó decidido a convertirse en escritor. Llevaba tiempo dándole vueltas… y sí, definitivamente, se iba a hacer escritor. No un escritor cualquiera, iba a ser un escritor de ciencia ficción. Siempre le habían gustado mucho Asimov, Bradbury o Wells. Inmediatamente se puso a darle al magín mientras miraba por la ventana en busca de inspiración. ¿Viajes interespaciales? Nada, muy visto. ¿Androides rebeldes? No, tampoco. ¿Y una buena invasión de extraterrestres? Hummm. ¿Máquinas del tiempo, hombres menguantes, hombres invisibles, viajes por el torrente sanguíneo, avatares, entradas y salidas de la cuarta dimensión, apocalipsis varias? Nada, que no, todo muy visto. Una y otra vez desechaba todo lo que le pasaba por la cabeza sin llegar a escribir nada en el portátil, que seguía cerrado encima de la mesa.

Mientras seguía mirando por la ventana, despistado, viendo pasar a la gente y a los coches, de repente comenzó a sonar por la megafonía navideña ‘Su carita divina’. El futuro escritor de ciencia ficción sonrió para sus adentros. Ya tenía tema. Cerró la ventana, abrió el portátil y comenzó a escribir. “Érase una vez una ciudad, Jerez de la Frontera, que tenía un villancico fetiche. Todo el mundo esperaba a que llegara el mes de diciembre para cantarlo alegremente. Pero ese año, al llegar esas fechas, todos los visitantes que acudían a visitar la ciudad para vivir sus zambombas preguntaban sorprendidos a los jerezanos ¿qué pasa que este año no cantáis la Carita Divina’? Todo el mundo de la ciudad se encogía de hombros. ¿Que no cantamos qué?, decían. De repente todo el mundo parecía haber olvidado ese villancico y…”.

Sonrió divertido. No sabía si ceñirse exclusivamente a la Carita Divina o darle también un escarmiento a ‘Calle de San Francisco’…

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído