Fuera de foco

Inmigrantes fuera de foco –y guardias civiles y voluntarios, sobre todo de Cruz Roja— cabría decir. Valencia y Cádiz. Las cosas de la vida…

Algunos de los inmigrantes llegados a Jerez. FOTO: MANU GARCÍA
Algunos de los inmigrantes llegados a Jerez. FOTO: MANU GARCÍA

La alcaldesa ofreció la colaboración del Ayuntamiento de Jerez para alojar a algunos de los migrantes del ‘Aquarius’ y se ha encontrado con que al final ha sido necesario abrir el Kiko Narváez pero para dar alojo provisional a los migrantes del ‘Aquarius del sur’, el Aquarius cotidiano de la costa andaluza, debido a la saturación que presentaban distintas instalaciones del Campo de Gibraltar. Ante una llegada masiva como la del pasado fin de semana poco se puede hacer (estamos hablando, claro está, de lo que compete a las Administraciones locales, no de la Unión Europea y los Estados que, por ahora, la componen).

Hasta 130 personas, casi todos varones de procedencia subsahariana, han llegado a darse cita en el polideportivo jerezano, que va a seguir unos días más a su disposición mientras que la mayoría de estos migrantes –inmigrantes, los que decidan quedarse- siguen su camino, que habitualmente es el de las grandes ciudades españolas o ya de Francia para arriba.

Con el Gobierno central volcado en Valencia en la coordinación del dispositivo del Aquarius –que claro, por supuesto—, movilizando más de cuatro personas para cada uno de los integrantes que traía la flotilla escoltada por la Marina italiana, en Tarifa, en Motril y en Almería se rescataban y atendían casi el doble de inmigrantes en apenas tres días con los medios habituales, es decir, lo justo. Con lo justo. Inmigrantes fuera de foco –y guardias civiles y voluntarios, sobre todo de Cruz Roja— cabría decir. Valencia y Cádiz. Las cosas de la vida…

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído