Confesiones sobre el asfalto

A mí la verdad es que me gusta mucho Asfalto. Sí, el rock urbano de finales de los 70. Ah, y Leño y Coz: por si hay que repartir.

Asfalto en el parque de especies autóctonas. FOTO: MANU GARCÍA
Asfalto en el parque de especies autóctonas. FOTO: MANU GARCÍA

“Asfaltar… sí, sí, me gusta. Está bien asfaltar. Hay gente a la que le da por el bricolaje, por poner morritos en el Instagram o por hacer veleros dentro de una botella. A mí, personalmente, me gusta más asfaltar. No, no, desde pequeño no… Nunca asfalté de niño, no, no, nunca metí mano al patio de la casa de mis abuelos. Lo pensé, pero no, solo baldeaba agua alguna vez, sí, cuando hacía calor… Lo mío ha sido una cosa ya de adulto.

Tenga en cuenta que asfaltar es una afición relativamente cara… ¿He dicho afición? En mi caso se ha convertido en toda una profesión. ¿Que veo un parque todo él con su arena, su césped, su arbolado? Pues allí aparezco yo con el asfalto. Sí, los parques… en realidad yo no diría que estoy especializado en parques, aunque pudiera dar esa sensación por lo llamativo que resulta. Eso son cosas de los medios de comunicación, siempre a lo suyo, pero es cierto que después de asfaltar calles y plazas pues qué vas a hacer: buscar nuevos objetivos, claro. Mire… yo simplemente le tengo cogido el pulso a la ciudad… ya digo, es mi profesión, soy un privilegiado que ha convertido en profesión su afición. Además, como hemos declarado que Jerez es una ciudad sostenible… pues ya da igual. Vas y dices que la ciudad en la que gobiernas es sostenible… y es sostenible, así de simple, ya puedes poner todo el asfalto que quieras, como si pones el carril bici encima de la acera y talas decenas de árboles.

¿Ah, que lo hemos hecho? Qué cosas, je, je… y al final es más bien un carril patín… ¿ve? siempre innovando en lo que a sostenibilidad se refiere. Bueno, va, ya me imaginaba que antes o después me iba a preguntar usted por la dichosa comisión, ya estaba tardando… Pues sí, había una comisión de patrimonio y ahora hay otra, pero eso es normal, je, je. Mire, sin ir más lejos y para que lo entienda todo el mundo, Griezmann jugaba en el Atlelti y ahora juega en el Barsa. O Morata, del Madrid al Atleti y así… es que nada es para siempre, ni siquiera el propio asfaltado. Si hay una comisión que no es muy proclive a asfaltar, pues habrá que hacerla ‘evolucionar’, je, je… claro. La vida misma.

¿Otros tipos de suelo? ¿Que si me gustan? Usted se refiere al macadán, ¿no? El macadán mola, desde luego, pero no tiene ese punto, ese punto… cómo diría… ese punto bituminoso, en una palabra, que tiene el asfalto. No hombre no, no diga que me estaba preguntando por el empedrado… ¿Pero usted de dónde sale, del pleistoceno? ¡Qué manía, por favor! ¡Qué ‘cool’ se pone todo el mundo con el empedrado, sobre todo los periodistas! Pues empedrado no. El empedrado da imagen de ciudad antigua, viejuna, da mucho trabajo, se hunde, los coches pegan muchos botes. Mire cómo están los autobuses. Desvencijados. ¿O es que no son también patrimonio municipal, eh, los autobuses? No hay derecho…

¿Otra pregunta? Ya se está poniendo usted un poquito, en fin… ¿Que cómo me siento después de asfaltar? Es difícil de explicar, es un sentimiento… sí, es como lo que dicen siempre en Canal Sur los rocieros –por cierto… ¡qué sitio para asfaltar, el Rocío, qué idea! Valdelagrana sí se me había pasado por la cabeza como objetivo, pero el Rocío… eso sí que serían palabras mayores-, asfaltar es algo, ya digo, que se lleva muy adentro… El contraste del negro del asfalto con el cielo azul, con el verde del césped, con el color de la propia arena… Sí, es un cúmulo de sensaciones, Confesiones sobre el asfalto

¿Otra preguntita? Es que usted no tiene fin, qué pesado… No, hombre, no, no le asfalté un piso a un amigo como broma de su noche de bodas, no, vaya bulo, ustedes los periodistas es que… de verdad, cualquier cosa. ¿Que qué música me gusta? Vaya, una preguntita… un poco tipo ‘redacción de instituto’, ¿no? Bueno, si dice que es la última pues… A mí la verdad es que me gusta mucho Asfalto. Sí, el rock urbano de finales de los 70. Ah, y Leño y Coz: por si hay que repartir. Hay también unos chicos de Navarra, creo, que se llaman Marea, que también me gustan, aunque les falta algo… ¡Lástima, de verdad, que no se llamen Marea Negra! Ah, por cierto, antes de que esta entrevista baje definitivamente a Primaria y me pregunte usted por mi película favorita, le diré que es de cajón: Pues es ‘La Jungla de Asfalto’, hombre, qué grande John Huston, je, je…”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído