Una vecina de San Juan de Dios, uno de los barrios más pobres y marginales de Jerez. FOTO: MANU GARCÍA.
Una vecina de San Juan de Dios, uno de los barrios más pobres y marginales de Jerez. FOTO: MANU GARCÍA.

Sinceramente, no me interesa la política del día a día, es demasiado inmediata y poco interesante. Tampoco me gusta la política de lucha de poder, de movimientos tácticos sin objetivos a largo plazo para nuestro país.  Solo me atrae la política en la medida en que mejora la vida de los ciudadanos y que éstos, de algún modo, ganen presencia y aumenten su control sobre la vida pública.

Dicho esto, pergeñaré lo que les pido a los políticos:

En primer lugar me parece imprescindible para ser un buen político que haya sido previamente un buen ciudadano. Y un buen ciudadano es el que ha trabajado como adulto por cuenta propia o ajena. Antes de participar del poder han debido de tener una vida de servicio público a través del trabajo. Esta experiencia elemental los situará lejos de la demagogia y en la realidad, y les permitirá tomar decisiones basadas en criterios objetivos. Sé, por desgracia, que esto no es así en muchos casos. 

Que no entiendan la política como una profesión para ganarse el sustento. Que no se eternicen en los cargos o de cargo en cargo. Si una actividad es, en un sentido puro, vocacional esa es la política. Vocación de servicio público, sentido comunitario. Aunque sé que, por desgracia, esto no es así en muchos casos. 

Esto anterior implica que debe tener un conocimiento técnico y una sensibilidad honda hacia la realidad social. Hay dos formas de conseguirlo: haber trabajado con continuidad en organizaciones sociales  o bien mediante estudios universitarios especializados, alcanzados legal y regularmente. Esto le permitirá aportar opiniones fundamentadas en el rigor, la ciencia y el humanismo, y rechazar las supercherías. También sé que, por desgracia, esto no es así en muchos casos.

Me gusta mucho en un político que tenga un criterio propio sobre las cosas, personalidad en las opiniones que emite. No soporto la censura impuesta y aceptada de un argumentario de partido. Quiero políticos librepensadores. Es donde se demuestra la valía de una persona, que es anterior al cargo político. No me interesan los políticos típicos, mediocres y aburridos. ¡Qué envidia de los parlamentos anglosajones donde algunos políticos opinan y deciden en contra, algunas veces, de su propio partido! Aunque sé que, por desgracia, esto no es así en muchos casos. 

Un político tiene que tener proyectos: saber qué quiere hacer de su ciudad, comunidad autónoma o Estado. Esto significa muchas horas de reflexión libre y creativa, individualmente y en equipo. Ya sé que el político es, fundamentalmente, un hombre de acción, pero si no piensa no aporta nada nuevo. No me gusta que el político sea un mero gestor conservador, en muchos casos ni eso, del aparato burocrático que se encuentra. Sé que, por desgracia, esto es así en muchos casos.

Un político debe mirar por su pueblo y, dentro de su pueblo, por los más pobres, los más necesitados. Tiene que ser justo y tener un hondo sentido de la justicia. Aquí es clave el respeto y el desarrollo lo más amplio posible de los Derechos Humanos. También debe ser sensible a las reivindicaciones populares y a los movimientos sociales.  No obstante, debe tener un sentido de la justicia contextualizado. Por ejemplo: Si en el sector de las empleadas de hogar la mayoría son mujeres el objetivo debe ser mejorar sus condiciones laborales, y si en el sistema educativo el fracaso escolar es mayor entre los alumnos varones, la discriminación positiva debe ser a favor de éstos. Un político tiene que tener claro que está para servir a la comunidad y no para anteponer los intereses personales o de partido. Sé que, por desgracia, esto es así en muchos casos.

Un político debe saber distinguir entre Iglesia y Estado. Esto conceptualmente está claro en la Constitución. Saber distinguir los dos planos es un proceso progresivo que se inicia en el Renacimiento y se consolida con la Ilustración. De la religión el ámbito privado, de la política el ámbito público. Salvo que se sea un hipócrita al que interesa mezclar todo, el político es un hombre público; cuando participa de un acto religioso lo hace a título privado. Aunque sé que, por desgracia, esto no es así en muchos casos.

Un político debe tener cierta coherencia ética: entre lo que dice y lo que hace; entre las distintas acciones que marcan su quehacer político. La política de codazos y mentiras no es agradable para la gente sencilla. El fin no justifica los medios. La división dentro de los partidos por intereses personales no tiene el apoyo de los ciudadanos.  La política debe impulsar a hombres educados y honrados, con cierta capacidad de consensuar acuerdos. Aunque sé que, por desgracia, esto no es así en muchos casos.

En fin, no deseo ni héroes ni santos. Son cualidades personales; en otra ocasión podré reflexionar sobre la estructura de los partidos y del Estado. Solo exijo cierta calidad humana y técnica en nuestros políticos. Para eso sería conveniente que las listas electorales fueran abiertas, para poder elegir políticos de calidad que hagan aportaciones creativas basadas en las necesidades de la comunidad y que, de facto, bloqueen la omnipotencia de los líderes mediocres que nos gobiernan; salvo honradas excepciones, benditos sean.

Comprenderán los lectores que, después de lo expuesto, para mí los mejores políticos son los ciudadanos de a pie que trabajan a diario con primor e ilusión para mejorar la vida de este país.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído