Son muchas las demandas de vecinos que han padecido la inmoralidad y la falta de justicia que tienen las clausulas suelo. Es curioso como los bancos y la derecha, que siempre apuestan por destrozar lo público para regalarlo a lo privado, se saquen de la manga normas que controlen las variaciones del mercado para que siempre les beneficien a ellos. Con la excusa de que firmaste ante notario te cuelan, en un idioma ininteligible para la mayoría de los mortales la letra pequeña para que nunca ganes. Crearon una burbuja inmobiliaria con el dogma de que alquilar era tirar el dinero y que la vivienda nunca bajaba de precio y claro, ante esa “lógica de tener una propiedad privada a cuarenta años” todos picamos, menuda estupidez. Pero no compramos para tener un yate o una esmeralda, nos entrampamos con un producto de primera necesidad, que todo ser humano merece y es un derecho recogido por la Constitución. Esa carta magna interpretada según interese.

Tener la percepción de ser propietario a cuarenta años con un tipo de interés variable que está sujeto a los movimientos del mercado, a veces cada seis meses, que procede de una media ponderada entre bancos o cajas, es de locos. Porque éstos se encienden un puro con un billete cada vez que te elevan o te bajan tu cuota mensual en esa reunión de manera arbitraria. Es como dejar a las gallinas en manos de los zorros. Hablan de la libertad de los mercados pero ellos nunca pierden. De ahí que se sacaran de la manga estas clausulas para que en caso de tener que bajarte la cuota, te chocaras con ese suelo y así no verte beneficiado de la bajada de tipos de interés ¿Ser liberal y de derechas, criticar que un gobierno controle a las grandes empresas y a la banca y luego hacer lo contrario para proteger los intereses de tu banco? Es de un cinismo tan aplastante que apesta. Consejos vendo que para mí no tengo, dice el refranero español.

Hay que romper una lanza a favor de los colectivos que se han expuesto en las puertas de los bancos, a las PAH y sobre todo a los partidos que llevan en su ADN empoderar a las personas en vez de a las mafias que especulan con lo esencial. Porque no se confundan, cada voto tiene unas consecuencias. Cuando los partidos del stablishment llegan a Bruselas y votan en contra de quitar estas clausulas o se abstienen, como por el ejemplo con el IRPH o la manipulación del Euribor, se delatan. De nada sirve querer que te quiten una clausula suelo, acudir a tu PAH más cercana, negociar con el banco o pagarle a un abogado para que te libere de esa práctica legal pero mafiosa, si la legislación vigente es la que es. Porque un juez en el provincial, por no decir en el supremo te la tumbará. De nada vale que te indignes o te amargues o veas que tu suelo te impide avanzar o que tu cuadro de amortización te haga pagar tres veces más por un piso que fue tasado a la baja si la ley los ampara.

¿Qué hace que la ley los proteja? Tu voto. Porque es en el parlamento donde se forman las leyes. Es así de sencillo. Y sobre todo cambia con la movilización. Cuantas veces se me pasa por la cabeza que devolvamos lo que otros han luchado y peleado, algo imposible de hacer por nuestras diversas contradicciones, pero lo pienso. Cuanto más si somos hijos de obreros. Cuántas veces por cobardía o cinismo hemos puesto la mano tras una huelga habiendo sido un esquirol y luego no renunciar al convenio conseguido. Este artículo quiero dedicarlo a los sujetos pasivos que van a comprobar que en sus cuentas van a tener cien euros más al mes para ir al supermercado, al cine o poder comprar ropa mientras han tildado de populistas, perroflautas y utópicos a quienes con una pancarta y con una ley mordaza, digna de una dictadura militar, se han expuesto, han sido transparentes y pagarán por ello las debidas consecuencias. Muchos podrán decir que la derecha también ha hecho cosas por el sistema financiero y el estado del bienestar. Pues a mí no se me ocurre ninguna que directamente haya mejorado la vida de los pobres. Éstos no han regalado nada, solo han boicoteado todos los procesos revolucionarios desde que el mundo es mundo.

Es una gran alegría ver como se van consiguiendo objetivos. Pero nunca lo olviden: Su voto, su movilización y sobre todo la grandeza de reconocer por donde nos vienen las mejoras es esencial para asumir lo que está pasando. Quedan muchas infamias por resolver en los juzgados como el IRPH o la metodología de hipotecas basuras que rozan la usura. Por eso seamos consecuentes.

1. Reclamen su clausula suelo en el banco antes de tener que ir a juicio. No cuesta nada y podrían utilizar esto, si no lo hacen, para boicotear su demanda.

2. Creo que Montoro recaudará una parte de lo que el banco les ha estafado.

3. Se sacarán de la manga otra legalidad para controlar todas las devoluciones.

4, Me da que una vez más se tirará de dinero público para ayudar a estos especuladores para devolver lo que les han quitado con las clausulas.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído