La Zambomba jerezana reivindica su condición como BIC frente al 'zambombódromo'

Las celebraciones masivas, mezcladas con botellón y manga ancha a los abusos, se contraponen con la preservación de un patrimonio que cumple seis años como, oficialmente, Bien de Interés Cultural

Paco_Sanchez_Mugica.jpg.200x200_q100_box-190,0,950,760_crop_detail

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, experto en Urbanismo en el Instituto de Práctica Empresarial (IPE). Antes en Grupo Joly (2004-2012), Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Miembro de número de la Cátedra de Flamencología; hice la dramaturgia del espectáculo 'Soníos negros', de la Cía. María del Mar Moreno; colaboro en Guía Repsol; y he coordinado la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Asociación de la Prensa de Cádiz (APC) y de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

La Zambomba jerezana reivindica su condición como BIC frente al 'zambombódromo'. En la imagen, fiesta este pasado sábado en La Atalaya.
La Zambomba jerezana reivindica su condición como BIC frente al 'zambombódromo'. En la imagen, fiesta este pasado sábado en La Atalaya. FRAN GONZÁLEZ

Este pasado sábado 11 de diciembre, penúltimo fin de semana de Zambomba jerezana antes de la Nochebuena, la ciudad reivindicó su celebración típica como Bien de Interés Cultural. Fue en un acto organizado por el Instituto Andaluz del Flamenco en el complejo de La Atalaya, cuando se cumplen seis años desde la designación de este patrimonio cultural como BIC. 

A pocos metros de allí, volvía la degeneración de dicho patrimonio. Volvía un fin de semana más el zambombódromo a muchos puntos del centro de la ciudad, una especie de sambódromo de nula distancia social, alcohol y excesos que poco tiene que ver con la tradición y la esencia de estas fiestas (ni mucho menos con su preservación como indicaría la designación como BIC).

Bares que ponen veladores a su antojo en función de donde pega el sol —da igual que eso corte el paso o impida disfrutar de una plaza pública—, orines por las calles, coches mal estacionados invadiendo aceras y bloqueando puertas de domicilios particulares, colas para entrar a conciertos que tienen de todo menos ambiente navideño, botellonas por doquier, enganches ilegales al alumbrado público con las autoridades mirando para otro lado... Un sinfín de efectos nocivos (daños colaterales) de un evento multitudinario donde este año también se ha hecho la vista gorda con la pandemia de covid. Todo sea por el negocio... y por las ganas de fiesta.

Esta cumbre del muchismo, un fenómeno que tiene que ver con el turismo masificado, que habitualmente genera pocos ingresos donde se celebra y tiene frente a la masa de visitantes a una legión de empleados precarios e inestables, sigue en plena forma tras el parón del último año por el coronavirus. A ver hasta dónde se estira el chicle y a ver cuánto aguanta una fiesta masiva, como la feria pero en el centro, sin regulación estricta municipal. Repoblar el centro y proteger un patrimonio cultural tiene poco que ver con todo esto.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído