ayuntamiento_jerez.jpg
ayuntamiento_jerez.jpg

Ahora el gobierno local dice que, pese al desorbitado ajuste que pide Hacienda, la plantilla no tiene nada que temer. Precisamente cuando se dan ese tipo de mensajes es cuando hay que echarse a temblar.

Dicen que Dios aprieta pero no ahoga. Por eso quizá el mismo día que el Ayuntamiento se echa las manos a la cabeza después de que el Gobierno central se las eche al cuello —vampírico Montoro—, exigiéndole un recorte de 85 millones de euros según el Consitorio, conocemos que Jerez presenta los mejores datos de empleo en siete años y baja de la barrera de los 30.000 parados. Que sí, que no es para tirar cohetes, o un poco sí, si se tiene en cuenta que en algún momento de la crisis nos hemos ido encaminando a los 40.000.

Cara y cruz. Sea con el gobierno que sea, desde tiempos inmemoriales la casa de la calle Consistorio parece ser siempre un lastre. Ahora el gobierno local dice que, pese al desorbitado ajuste que pide Hacienda, la plantilla no tiene nada que temer. Precisamente cuando se dan ese tipo de mensajes es cuando hay que echarse a temblar. También dijeron que se readmitiría a los despedidos por el ERE del PP.

Y mientras en el centro de la ciudad comienzan a verse nuevos negocios y los jerezanos tiran, aunque sea, de empleos basura para salir del paso, permitiéndose salir un poco más y consumir, ahí está el Ayuntamiento siempre como eterno garante de funestas noticias. Dios aprieta pero no ahoga. Hacienda sí.
 



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído