Gracias Enrique Soler

Paco_Sanchez_Mugica.jpg.200x200_q100_box-190,0,950,760_crop_detail

Paco Sánchez Múgica

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, máster de Urbanismo en el IPE. Antes en Grupo Joly (2004-2012), Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Miembro de número de la Cátedra de Flamencología; colaboro en Guía Repsol; y coordino la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

captura_de_pantalla_2017-09-11_a_las_7.58.01.png
captura_de_pantalla_2017-09-11_a_las_7.58.01.png

También ha dejado claro para quien no quiera entenderlo, que las hermandades y cofradías son hoy el vehículo más valioso que tiene la Iglesia para llegar a la gente.

Todo el conjunto de viviendas de la zona de Puertas del Sur se está constituyendo en uno de los grandes núcleos poblacionales de Jerez. En el extrarradio, sí. Pero a sólo 20 minutos de la plaza del Arenal andando. Es un lugar joven, con la peculiaridad de que los que estamos viviendo aquí no hemos nacido en este sitio, como es natural. Por eso, aún falta la raigambre que tendrán sin duda los hijos de todas las personas de aquí, esos sí se sentirán de verdad de Puertas del Sur.

En esta zona por lo tanto es difícil crear algo. De hecho, no hay asociaciones de vecinos. Y si las hay, servidor no se ha enterado de nada.

Este domingo 10 de septiembre, cuando escribo esto, se ha despedido en la misa de 11 quien ha sido durante mucho tiempo, más de una década si no me equivoco, el párroco de la parroquia referencia de Puertas del Sur, la Parroquia de San Juan Grande, Enrique Soler.

Sé que no le gustan los halagos, pero hay que reconocer que cuando este hombre llegó aquí se encontró con una parcela llena de hierbajos y le dijeron: ‘Monte usted una parroquia’. Yo le hice una vez esa pregunta, de como se enfrentó a semejante reto y sé que no ha debido de ser fácil.

Pero el caso es que hoy se ha ido y ahí están los resultados. Ha creado una parroquia, y no sólo una hermandad, como bien se ha encargado de puntualizar en su homilía. Ha hecho la proeza de reunir a un montón de gente de distinta identidad y reunirla en torno a ese edificio junto al parque. Y eso que le ha faltado por poner la campana, pero el trabajo ha dado sus frutos.

Enrique ha dejado un buen recuerdo en el barrio. En un tiempo difícil para la Iglesia ha sabido acertar en atraer a la gente, que no es fácil. También ha dejado claro para quien no quiera entenderlo, que las hermandades y cofradías son hoy el vehículo más valioso que tiene la Iglesia para llegar a la gente. Y ojo, quien escribe esto no es cofrade porque ha tenido otro camino dentro de la Iglesia. Pero no puedo dejar de reconocerlo, con sus luces y sus sombras.

Y mira que yo soy crítico con la jerarquía, que soy muy quejica con la Iglesia, pero tener ese hueco al lado de casa, donde siempre he sido bien recibido, ha sido todo un regalo, aunque a veces huya del bullicio de comuniones, bautizos… a templos del centro más silenciosos. Son cosas de la edad. Mi etapa mística, que yo le llamo.

Enrique Soler se ha ido hoy —tampoco tan lejos, a Santa Ana— entre los aplausos de la gente que abarrotaba el templo. Unos aplausos merecidos.

Un acto el de hoy que debería ser tenido en cuenta por aquellos que menosprecian a las hermandades en general y a los cristianos en particular. Somos muchos y podemos mover el mundo. Y con personas con Enrique seguro que seremos mucho más. Gracias por tu trabajo realizado para todas las Puertas del Sur, hermano. Por el que se ha visto, pero sobre todo, por el que no se ve.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído