Grupo de jóvenes en una imagen reciente. CANDELA NÚÑEZ
Grupo de jóvenes en una imagen reciente. CANDELA NÚÑEZ Candela Núñez
El Papel de La Voz

Ya puedes leer pinchando aquí el nuevo número de El Papel de La Voz. Edición Las Ciudades que Avanzan.

Si quieres la revista en papel gratis en casa hazte socio anual en www.lavozdelsur.es/socios

Hace unos días, los medios de comunicación nos sorprendían -o no- con la noticia de la posible eliminación de los exámenes de recuperación en el nivel de Educación Secundaria Obligatoria (ESO). Y que es que nuestra ministra de Educación y el ejército de hormigas que le sigue por la gran senda educativa, han tomado la rotunda decisión de que quieren convertir a España en un país de “ninis”. Ya llegó la vuelta al cole y -con ella- “Alegría”. Porque para alegría de muchos - bien allegada sea esta palabra-, el alumnado beneficiario de esta – aún no resuelta- lotería podrá rascarse la barriga y pensar en otras cosas -más importantes que su propio futuro-, mientras dejan pasar las horas como si no hubiese un mañana, aguantando como campeones las pocas neuronas que les quedan. Así pues, aunque no haya ahorro económico en material educativo - al menos- se podrán ahorrar el gasto -innecesario- de las mismas.

La noticia ha caído como un jarro de agua fría -o no- entre la comunidad educativa, que en vista de la incipiente decisión, muchos se la toman a pitorreo. Por si fuera poco lo que ya teníamos encima, la educación en España ha vuelto a hacer de las suyas. Ahora los escalones que subíamos a trompicones hace años con los exámenes -claro está- se ha convertido en un tremendo llano, en el que hasta te tienen que empujar para avanzar. -Que las habichuelas me las cosa otro-. La ley del flojo ya está aquí, señores.

En medio de esta gran parafernalia, la institución educativa ha pasado a ser un jardín de rosas - sin espinas-, un gran espectáculo de unicornios, de pajaritos volando a ras de las nubes, de puro cuento. Y dicho esto, no me extraña que la enseñanza esté -para muchos- infravalorada, y la labor del docente sea denominada -por otros- como un mero trámite para ganar dinero “sin hacer ni el huevo”. Gracias Alegría por tu regalo en este comienzo de curso 2021/2022. Muchos -nótese la ironía- te lo agradecen. Y es que -como decía Marisol- la vida es una tómbola de luz y de color, y la escuela no iba a ser de menos.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído