Puñaíto de arena de un parque infantil
Puñaíto de arena de un parque infantil

En cualquier ecomercado, mercado de abastos o tienda de barrio se produce cada instante esta situación, "¿cuánto quieres? Dame un puñaíto". Esa medida humana universal, permite el sentir las cosas que nos interesan, engloba unidades de medida como volumen, peso y fuerza, en un todo uno.

Uno de los cinco sentidos que tenemos es el tacto, dotándonos de información como estado de temperatura, frío o calor, estado sólido o líquido, tipo de superficie, granallaje, cantidad y naturaleza del material del envoltorio. La palma de la mano su gran recipiente.

Esa sensación en un parque infantil, ante esos montones de arena donde niños ven escapar la arena entre sus dedos y ese hormigueo, hace de gran fuerza de atracción natural frente a videojuegos o robots. Quizás sea ese inicio de vida, el que justifique la atracción de playas de ríos y de mares en todas las edades. Una llamada para la conservación y recuperación de los parques de arena, en jardines de infancia, colegios y parques públicos de nuestros pueblos y barrios de ciudades, por la gran labor educacional y de sociabilidad que fomentan.

"Echa un puñaíto más", le decimos al tendero, aunque al servirlo se utilice una cuartilla, pala, jarrillo o pote, o ante la visita inesperada en hora de comer en casa o en el piso de estudiantes universitarios, solucionada con esa dosis de arroz material adicionada a las lentejas ya preparadas, dota ciertamente de una alegría al ambiente que se contagia, si no compáralo ante un expositor frío, sin interlocución posible, por mucho marketing que se utilice.

Curioso que la RAE no contempla puñaito sin embargo si recoge las expresiones "un puñado de gente", "puñado de moscas" y el término "a puñados", con generosidad o restricción, según el contexto.

Hay mayor paradoja de este país, que, en un mundo imparablemente más poblado, tengamos territorios, pueblos, aldeas con cada vez menos habitantes - no por ser un puñado son menos importantes, son estratégicos - donde viviendas, casas, cuevas, chozos, sin habitar, caminan inexorablemente a la ruina. Los techos se caen, las fisuras se convierten en grietas, y los oportunistas ... "ojos que no ven,... ". Queda un día menos para el desierto, tenemos la oportunidad de afrontarlo, la responsabilidad es de todos.

La mayor generación de empleo, de manera inmediata, por euro invertido, mayor fijación de población y beneficio medioambiental, se produce a través de las obras forestales. El monte, vida y trabajo, lema del Pacto Andaluz de la Naturaleza, pieza clave precursor del Plan Forestal Andaluz, aprobado por unanimidad del Parlamento Andaluz, sigue vigente hasta el 2050, impleméntese pues nos encontramos en su ecuador temporal.

Los Fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España, también conocidos como Next Generation, con la connivencia de las Autonomías, tienen que ir a actuaciones propuestas por Ayuntamientos y empresas del mundo rural, un puñaito con generosidad para cada uno de ellos, "la verdadera importancia del gesto con humanidad".



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído