Orejitas de haba.
Orejitas de haba.

Nuestras esencias del Sur son parte insustituible de nuestra identidad, dieta mediterránea y cultura alimentaria, sólo falta que tengamos autoestima de nuestros aromas naturales y los pongamos en mayor valor. Aromáticas de nuestra tierra, como matalahúva, romero, lavanda, tomillo, poleo, hierbabuena, orégano, menta, manzanilla, son seña de nuestra reconocida mundialmente gastronomía mediterránea.

Un día de deambular por el paseo marítimo en Coria del Río, con las idas y venidas de la barca en plena subida de la marea, por la margen derecha de ese gran estuario dormido del Guadalquivir —¡ay el día que despierte!—, tras ver los camarones blancos en carros de antaño servidos en cartuchos de papel —recuerdo los sabores de una fritada de tomates a medias, de la Dehesa de Coria y de Genaro de Los Palacios y Villafranca, con su buen manojo de brotes de hierbabuena, mucho juego de muñeca con la espumadera y previo a servir, en el reposo—, acto fundamental en las cosas importantes de la vida —de la comida, ese buen puñado de camarones crudos se remataba con el calor residual. Tengo la teoría que los japoneses comandados por Hasekura arribaron al olor del perol en la candela y aprendieron "el cuchará y paso atrás"— pude por la hora intermedia buscar un té verde, con el fin de hacer gasto local y de paso doblemente estimular.

Mis ojos al abordar la barra con el sonoro vapor de la máquina de café reluciente, se fueron hacia unos lazos de color terrizo, que daban colmo a un plato llano. "Si no preguntas, te pierdes una de las grandes bazas del aprendizaje", pero en mi lugar, pedí una unidad, me pusieron un platito con tres, y claro las degusté. Crujiente, directamente en boca, aporta una sutileza de matalahúva y limón, con su buen chorreón de Aceite de Oliva Virgen Extra, huevos de gallinas y harina de nuestros cereales, que la segunda sin paladear la perdí y la tercera con un lagrimón de satisfacción, despedí.

Verdadero manjar tradicional, Orejitas de Haba se dice localmente, para beneficio del paladar de forasteros la marca comercial Orejitas de Abad, y yo me quedo con la inquietud de volver a probarlas, aunque haya sabores que nunca se olvidan. “No se trata de llenarte, sino de nutrirte. Consume ECO”. “Aquellos que piensan que no tienen tiempo para una alimentación saludable, tarde o temprano encontrarán tiempo para la enfermedad”.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído