Y los mantones de Villamanrique, no de Manila

La artesanía es de donde se hace, reivindiquemos su auténtico origen y aprovechemos su mensaje, educándonos de nuestras raíces

Iván Casero

Ingeniero de Montes.

Un mantón de Villamanrique.
Un mantón de Villamanrique.

Una invitación a presentar su curioso libro, Mitos, leyendas y cuentos de gallos en Filipinas, nos hizo conocer una artesanía propia de aquí que denominamos de allí, quizás el ser andaluces universales, acogiendo con brazos abiertos a tantas culturas y personas que llegan a compartir conocimientos y vivencias, nos hace equivocarnos en la denominación. 

"Tráete un mantón de recuerdo, que será lo más típico de Manila", le dije a Antonio Calvo, criador y quizás el último exportador de gallos jerezanos a tantos países aficionados de estas únicas y bellas aves domésticas. Siempre he pensado que una manera de valorizar nuestro territorio —hechos diferenciales— es a través de la vestimenta.

Bellas estampas decoran paredes de nuestros hogares y recuerdo con especial atención a los endemismos de nuestro monte, reclamando su exposición a pie de calle. Brotes de pinsapos de las Sierras de Grazalema, de las Nieves, Bermeja, de Líjar y Blanca, acebuchinas blancas de la Dehesa de Abajo en La Puebla del Río, hojas de vid silvestre de riberas de Sierra Norte de Sevilla, flores de rododendros y peonias de Los Alcornocales, y amapolas, dragoncillos y manzanillas de Sierra Nevada hacen una bonita composición botánica a plasmar entre hilos. 

IMG 20230117 WA0012
Un mantón fabricado en Villamanrique. 

Un regalo para toda la vida define al mantón, toquilla y mantoncillo que se elaboran a mano en Villamanrique de la Condesa (Sevilla) —en Manila ni lo hacen ni tienen en sus museos— a base de puntadas, elaborando nuevas composiciones y restaurando antiguos, para asombro y admiración de propios y extraños.

Todos somos modelos, marcamos estilo propio, comunicamos cual valla publicitaria, y somos reflejo de nuestra sociedad. Lo que no comunicamos, no se conoce o no se puede llegar a conocer y especialmente en actos sociales, charlas y ferias, demandándose más que nunca por amor propio. 

La artesanía es de donde se hace, reivindiquemos su auténtico origen y aprovechemos su mensaje, educándonos de nuestras raíces. Hecho en Villamanrique así de claro —Fabriqué à, hergestellt in o made in Villamanrique, como se dice en francés, alemán y filipino—.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído