Huerto familiar en Bellavista, junto a las Torres de Hércules. FOTO: ISABEL MONTES
Huerto familiar en Bellavista, junto a las Torres de Hércules. FOTO: ISABEL MONTES

¿Sabemos cuánto nos cuesta el que venga el camión de la basura a retirar nuestros restos plásticos, envoltorios de un solo uso, insostenibles?, ¿y los residuos orgánicos?, ¿sería entendible la no limpieza de nuestras calles y plazas, porque estuvieran limpias?

La empresa municipal de Sevilla, más conocida como Lipasam, en el año 2017 tuvo una liquidación presupuestaria de 104.084.556,99 euros (688.711 habitantes empadronados suponen 151,12 euros/hab.). Hagamos de un —mal entendido— problema, una oportunidad.

En cada barrio de la ciudad existe un campo o pista de futbol, si bien en pocos un huerto social, familiar y ecológico. En estos últimos, se composta los restos orgánicos, obteniéndose un excelente abono, para la producción de hortícolas y fruta, de gran utilidad en la alimentación familiar, y de realización personal, ejercicio físico y educacional, en personas empleadas, desempleadas y jubiladas. Valor de la autoestima.

El proceso de hacer compost no genera olores, es como las depuradoras, las que huelen mal, es por mal diseño o funcionamiento. No hay alimentos de calidad, si no hay suelos de calidad.

Recuperaríamos esas variedades locales, adaptadas a nuestro clima, con esos sabores que maravillan, y con una riqueza de nutrientes de verdad, que desgraciadamente no aportan los cultivados a miles de kilómetros de distancia, al ser variedades híbridas, padecer el largo transporte, sufrir condiciones de frío y por temprana recolección. ¡¡¡A mí, sí me importa un pimiento!!! Sus verdaderos nutrientes, vitaminas como la C, al igual que el resto de alimentos. Consumamos local y de manera responsable. De la mata a la boca.

En los pueblos, existe el minifundismo, parcelas y terrenos comunales donde se practica desde tiempos inmemoriales, pero en la ciudad, es esencial la puesta a disposición de terrenos municipales, autonómicos o estatal. Pisar la tierra nos hace conocer y apreciar la fuerza que transmite. Y si no, ante un estado de estrés, ponte descalzo en la huerta y procede a sentir.

Hortalizas y fruta fresca, de temporada, complemento de la alimentación familiar, con posibilidad de trueque o venta en mercados de abastos o plazas, conllevaría una mejor calidad de vida en cada uno de nuestros barrios. Relaciones humanas fundamentales que hacen Sociedad. Vida de barrio, para vivir sus calles.

Si los hay más ingeniosos, pueden complementar la aplicación de parte de los restos vegetales en cultivo acuapónico, para replicar las condiciones de un estuario en pequeña escala. Hay espacio para todos.

La FAO en el 2014 concluyó que consumir productos ecológicos sale más barato que consumir productos convencionales, ya que por cada euro que gastamos en un alimento convencional se ha de añadir otro euro, destinado a problemas de salud que generan, y otro euro a los problemas medioambientales. Y esto es un coste añadido que sale de nuestros bolsillos, del que no se habla.

El papel de los huertos familiares, con parcelas más grandes a las existentes, contemplando la venta directa de productos los sábados, repercutiendo en mejoras y en actividades para los niños, como conciertos de música al aire libre, tiene que ser considerado estratégico en el diseño de una ciudad más sostenible, por alimentación, trabajo, sociedad y biodiversidad. Poner en valor lo nuestro. Tendríamos más recursos para Educación, y una gran mejoría en nuestra Salud.

Hay una soleá que dice así: “Cuando hay algo que decir, no se puede uno callar, porque callar es morir”. Vivir más sencillamente en Andalucía, para que sencillamente podamos vivir.

Iván Casero es Ingeniero de Montes


Fuente

https://www.lipasam.es/transparencia/economica-financiera-presupuestaria-patrimonial/memoria/presupuestos

http://www.fao.org/3/a-i3991e.pdf

https://www.agroecologia.net/manual-nutricion-ecologica-de-la-molecula-al-plato-seae/

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído