Presiones difusas en Andalucía.
Presiones difusas en Andalucía.

Antes la fruta y verdura se lavaba con agua para quitarle el polvo, si bien ahora no es suficiente y además hay que pelarla, “quitarle la gabardina”, dice un maestro mío (excepto las ecológicas u orgánicas certificadas por CAAE Ecovalia, donde podemos beneficiarnos de las propiedades de la piel). Es decir, al coger la fruta y verdura, los restos de plaguicidas se adhieren a nuestros dedos, los transferimos a la pulpa en el proceso de pelado, y al agua del lavado, afectando doblemente a la salud que nos permite la existencia, la propia de nuestro ser y la de nuestros ríos y mares, incluyendo el estuario del Guadalquivir, nuestro gran río.

El proceso es claro, contaminamos tierra y acuíferos, la fruta hay que lavarla antes y después de pelarla, y a continuación contaminamos ríos y mares. Tenemos una de las mejores aguas de abastecimiento de España, en Granada y Sevilla, gracias a dehesas y montes, y no somos capaces de no ensuciarlas. Si no respetamos lo más sagrado, de qué vamos a presumir. Vivamos más sencillamente, para que otros, sencillamente, puedan vivir.

Se empiezan a ver fuentes de agua potable públicas en nuestras calles de ciudades como Cádiz y Sevilla. Señal práctica de sostenibilidad y habitabilidad. Aplaudo a Aguas de Cádiz y Emasesa. Rellenemos las cantimploras cuantas veces haga falta y si no hay en nuestro barrio, pueblo o ciudad, solicítala, pues todos nosotros somos sociedad civil.

Y en nuestros campos, cito el libro Voces del Campo de Mari Carmen Álvarez, una obra que recoge testimonios de empresarios y productores del sector ecológico, quienes han alcanzado el éxito profesional por su compromiso con el medio rural, me impresionó ante la petición de uno de ellos, cuyo único propósito en participar fue en ayudar a poder volver a beber en nuestros pozos y fuentes del campo.

Ya sólo falta recuperar nuestro alrededor, pues a través del Proyecto Conoce Tus Fuentes, el primer catálogo de manantiales y fuentes de Andalucía, participativo y online, no tenemos excusas de conocer nuestro patrimonio cultural del Agua, y aportar las fuentes que no estén inventariadas.

Tengo ilusión en ver unos pueblos y ciudades de Andalucía más humanos y habitables, así como un campo más limpio y disfrutable.

Iván Casero es Ingeniero de Montes  

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído