Vasijas de barro en la chimenea de un hotel rural.
Vasijas de barro en la chimenea de un hotel rural.

"Después echamos cuentas" o "ya si eso" son expresiones de un valor sociológico de nuestra tierra, que unos llaman el sur del Sur y otros el norte del Sur, al final va a ser el centro geográfico de mundos paralelos.

La Universidad de la calle utiliza todos los sentidos a su alcance, a cada momento nos da lecciones magistrales como la vida misma. El apretón de manos, el guiño, la posición de los pies en reposo, la mirada, el rubor de las mejillas y la sonrisa disponen en un instante una tesis doctoral en sociología.

El Cambio Climático nos ha enseñado que la naturaleza, esa que asumía todo y amortiguaba todos los impactos provocados por la acción humana, nos estaba esperando para recordarnos que toda acción conlleva una reacción. Variables como temperatura, precipitaciones, nivel del mar, ozono, microplásticos, plaguicidas, nitratos, CO2, biodiversidad, especies exóticas e invasoras, nos han de hacer entender que no podemos vivir aislados en nuestro mundo de competitividad y productividad, por mucha inteligencia artificial que tengamos. La vida humana no llegará a ser virtual, pues llegado ese momento, que triste final.

No he conocido personas más trabajadoras que los andaluces. En la fábrica de una gran marca de coches de Alemania se hacía un reconocimiento al mejor trabajador de la semana y los andaluces dominaban, en aquellos años de gran emigración.

"Con el cuello dolorido quemaíto por el sol, ..." dicen que el flamenco de verdad sale de las entrañas ante situaciones de injusticia, hambre o penurias, y pocos seres tienen la fuerza cultural para trasmitir tanto vivido, tanto duende.

Moreno de camionero, muchos hombres del campo se descubren así ante su desnudo torso. Las arrugas de la frente, fruto de los regueros de sudor, sin cosméticos que le alivien, se convierten en duro curtido de piel. Estos se merecen un reconocimiento continuo, diario, con discriminación positiva fiscal, de justicia hacia nuestros pueblos.

Los gimnasios no existían, ni entrenadores personales, sólo cargar con la compra diaria y subir hasta un quinto piso, convalidaba la clase de repeticiones de harterofilia, deporte olímpico.

"La cama se come al pobre", "ya habrá tiempo de descansar cuando estemos bajo tierra", me hace pensar por los que están, por los que marcharon y no volverán, y por los que vendrán, en que el fruto del esfuerzo es lo que hace grande esta tierra, significando sus valores.

Según la RAE, echar cuentas es reflexionar sobre el pro y el contra de algún asunto. Querer es poder, poderío que viene de las esencias de nuestro gran río, voluntad de crear una sociedad mejor, dignidad del Ser Andaluz.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído