Espárragos silvestres de la Sierra de Cádiz.
Espárragos silvestres de la Sierra de Cádiz.

Voy al campo, con la ropa necesaria en el maletero pero sin viandas, compro y consumo alimentos del mundo rural. Con ello apoyo la existencia de vida humana en pueblos, aldeas y ventas en mitad del camino, cada una con su idiosincrasia. Si quiero un buen plato de potaje de garbanzos con tagarninas, parada en la Venta Salas de Algodonales, si bien echo en falta la venta El Tropezón, de nuestros amigos Mariné y Pepe, en Montecorto, donde alrededor de una única mesa, se podía intercambiar pareceres, tratos, acompañados de víveres colgados de las vigas y en paredes para llenar despensas, y además poder comer y beber.

Una cata de molletes según sabiduría popular del lugar, en la lumbre de una chimenea tras una buena candela, chorreón de AOVE, previo restriegue de ajo, o aditamentos varios como tomate natural del huerto o chacinas en proceso de secado o maduración, y con ligero olor y sabor a ahumado, hace que no se te resista monte alguno.

El primer día del año, 1 de enero de 2021, he salido a dar una vuelta por el monte, pues vi en la llegada, un espárrago junto al camino de acceso a la casa. He cogido un buen manojo, contento por esos verdes placeres de la vida, preocupado porque la tropicalización del clima, hace que se adelante la "primavera", pero no aumente las lluvias, es más se reducen un 30%. Si aumentan las temperaturas medias y llueve menos al año, en el extremo nos encontraremos. ¿Sabemos cómo se llama?.

Plantamos árboles, sembramos agua por ende, y consumimos productos locales para nuestra importante lucha contra los desiertos, el natural- tenemos suficiente con el de Tabernas, conservémoslo pero no lo ampliemos -, y el del territorio, nuestras gentes que conservan nuestros orígenes. Capital humano, desde estas humildes palabras mi reconocimiento público a su labor social, por estar siempre allí. Felicidad mental es una relajación total, ideal para un 2021 disfrutar.

Deseo que hoy día de Reyes traigan un mercado en plazas y calles de pueblos, donde los visitantes puedan comprar los productos cultivados por agricultores y ganaderos locales, para así poder soñar y vivir, no sobrevivir. Esto depende de cada uno de nosotros.

Y que los fondos de reconstrucción, Next Generation, tengan su implementación real en las gentes del territorio rural, para conseguir una verdadera sostenibilidad ante el Cambio Climático y el despoblamiento rural. Muchos pequeños proyectos e iniciativas es lo que necesitamos ahora, para cambiar realmente, y no podemos ampararnos en ser garantistas, con peticiones de documentaciones y justificaciones sólo pensadas para grandes inversiones, con el resultado de ninguna ayuda a pequeños empresarios ni Ayuntamientos. Son servidores públicos y loables sus experiencias. Esto lo demandamos a los responsables políticos, para establecer completamente la necesaria nueva economía rural.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído