Feminismo de nuevo cuño

Todo es más complejo y no estaría mal que pudiéramos escuchar a la generación que tanto hizo por que cambiara la vida de las mujeres en este país.

Una manifestación feminista, en una imagen de archivo.
Una manifestación feminista, en una imagen de archivo.

Desde 2018, año en que explotó la rabia contenida de tantas y tantas mujeres contra las injusticias que nos afectan, especialmente los feminicidios, las violaciones en grupo y los abusos sexuales de todo tipo, se notó una incorporación en masa de jóvenes a las protestas. Para mí fue una alegría, porque llevábamos muchos años en los que parecía que el feminismo era cosa de viejas ancladas en el pasado y un poco locas a las que nadie hacía el menor caso.

Había ido calando en la conciencia colectiva una idea errónea de la importancia histórica del feminismo. Nadie hablaba de las mujeres que históricamente han dejado escrito su pensamiento sobre la desigualdad entre los géneros. Existía un velo de ignorancia sobre tantas escritoras, artistas, filósofas, científicas que nos han precedido y que ahora empiezan a conocerse. Tampoco se reconocía el papel importantísimo del feminismo como movimiento social y político en el mundo.

Pero lo más grave es el olvido de lo que ese movimiento ha hecho en este país para que estemos en el punto que ahora nos encontramos. Recuerdo que por entonces pregunté a algunas mujeres de mi entorno si se consideraban feministas y la respuesta expresaba exactamente ese prejuicio que apunto anteriormente. No se atrevían a llamarse a sí mismas de ese modo porque no se identificaban con ese modelo distorsionado que había ido calando en muchas de nosotras. De hecho, en esa época, hace sólo dos años, ¿Quién se definía como feminista? Ahora, sin embargo, periodistas, escritores, futbolistas, bomberos, cantantes… Todo el mundo lo es. ¡Vaya por Dios!

Tengo la impresión de que mucha gente ha descubierto el feminismo hace dos años. Las mayores porque no se habían identificado con el modelo deformado que había llegado a la gente corriente. Las jóvenes por desconocimiento de la historia de la generación de sus madres y abuelas.

Yo, por ejemplo, pertenezco a esa generación que a final de los años 70 y entrados ya los 80 vivió la eclosión de los movimientos de mujeres en los barrios, en las asociaciones de vecinos, en los grupos de autoconocimiento, de salud reproductiva y planificación familiar. De eso hace ya más de 30 años. Lo sé. Vivía en Barcelona y fui participe de ese movimiento. Y por eso quiero reivindicar nuestro papel en la historia del feminismo teórico y activista. Estos días he encontrado una imagen preciosa de la primera manifestación del 8 de marzo en Barcelona. Año 1976.

Ese año, mientras que en la calle cientos de muchachas jóvenes, con indumentarias al más puro estilo hippy, se manifestaban, en la Universidad se organizaron las Primeras Jornadas catalanas de la dona. Se iniciaba así un movimiento social que abarcaba la teoría y la práctica. Intelectualmente muy rico, pero con intención de ir más allá, de incidir en la vida de las mujeres. Recordemos que estaba pendiente entonces la Ley del Divorcio y el aborto no se había despenalizado. No teníamos capacidad legal para tener cuentas corrientes, salir de viaje sin permiso del marido o sacarnos el carnet de conducir… Pesaba sobre nosotras un buen número de restricciones legales; aunque quizás eran más fuertes las trabas que nosotras mismas nos imponíamos. El miedo, la tradición, la necesidad… mentalidad de la mayor parte de la población.

En esta primera etapa todavía no participé. Estaba yo en plena crianza de mi primer hijo. Pero muy pronto accedí a las lecturas que fueron calando en mi conciencia de mujer de una generación a la que se había educado para la sumisión. En el 82 viajé a San Sebastián a las primeras jornadas de mujeres independientes, unos días extraordinarios en los que se debatieron cuestiones que afectaban a todas las mujeres, pero lo más importante: se reivindicaba la autonomía del Movimiento feminista respecto a los partidos. Asistí también en 1985 a las II Jornadas catalanas de la Dona. Unas 3.000 mujeres, sin color político, se reunieron en Barcelona para debatir de todo tipo de temas. Recuerdo cómo me sorprendió el grupo cristiano con sus reflexiones sobre los conflictos morales que teníamos que vivir las mujeres ante un embarazo no deseado. Estaban cuestionando la posición cerrada de la Iglesia respecto a la Ley del aborto.

En fin, todas esas mujeres hemos sobrepasado los sesenta años; algunas tienen más de 80 y muchas han desaparecido. Nosotras leímos a Simone de Beauvoir, y nos escandalizamos y apasionamos con los fantásticos diarios de Anais Nin, una escritora hispano francesa que influyó mucho en nuestra generación. Nuestro despertar estuvo acompañado por unas referentes femeninas que con su trabajo intelectual y un discurso coherente y lúcido, nos ayudaron a comprender nuestra situación en el mundo.

En definitiva, echo de menos en el feminismo actual esa independencia de los partidos políticos que era un signo de identidad del primer movimiento de mujeres al que me he referido. Eso no significa que fuera un movimiento homogéneo. No. Había una gran diversidad de posturas, pero no estaban dirigidas por los aparatos políticos partidistas. Pero también observo la falta de formación y de reflexión intelectual de un buen número de jóvenes mujeres que salen a la calle a gritar, a dar rienda suelta a su cabreo por el machismo que les afecta en sus costumbres, y las convierte en una presa fácil para las manadas de salvajes que sólo ven en ellas un objeto.

Tienen razones sobradas, pero pocas sabrán distinguir entre la postura que defiende la Ministra de Igualdad y lo que dice el feminismo clásico, defendido por la Primera Vicepresidenta y filósofas como Celia Amorós, que se negó a salir a manifestarse este año. La cosa no se resuelve llevando una “experta” a Operación Triunfo para explicar a los aspirantes a artistas en qué consiste el feminismo que ella defiende. Una simplificación que dice mucho del momento que estamos viviendo. Todo es más complejo y no estaría mal que pudiéramos escuchar a la generación que tanto hizo por que cambiara la vida de las mujeres en este país.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído