El doctor Fernando Simón, durante la conversación con Joan Carles March.
El doctor Fernando Simón, durante la conversación con Joan Carles March.

Era un martes. 16 de marzo. Habíamos contactado por correo electrónico. Lo tenía de hace tiempo cuando Javier Arranz, portavoz en el Govern de les Illes Balears en la pandemia, nos juntó para debatir en un congreso de la Semfyc en Madrid sobre cómo una alerta sanitaria puede convertirse en una alarma social. Curioso título por lo que ha pasado después. También habíamos medio coincidido en una jornada en 2020 sobre coronavirus y salud pública que organizó la EASP y yo coordiné, a la que al final, después de haber hecho las pruebas técnicas, no pudo estar.

No fue de un día para otro su aceptación de la entrevista. Se lo había propuesto vía gabinete de comunicación cuando hacía las entrevistas, en tiempos de confinamiento, en Gaceta Sanitaria. El 1 de marzo, un año después, le volví a enviar un correo. Me contestó el día 11 y me decía que perdonara que no me hubiera respondido antes, ya que recibía cada día muchos más correos de los que podía gestionar decentemente. Y afirmaba: “Te agradezco que pienses que puede ser interesante una entrevista conmigo y si encontramos el momento adecuado para ambos, estaré encantado de hacerla”. Dicho esto le propuse opciones y su respuesta fue: ¿El martes 16 de marzo a partir de las 13:00 horas (cuando tú me digas) te parece bien?". Y quedamos ese día a las 13:30.

Llegó pronto a la entrevista. No habíamos hablado de temas previamente. Me dijo Giulia Fernández Avagliano, que es la editora del blog EASP, que Fernando había dicho que tenía prisa. Estaba también Carlos Serrano, el técnico de informática de la casa. Ese día estaba en la EASP. Yo había tenido antes una reunión con Alfonso Pedrosa, periodista y buen amigo. Hicimos la entrevista en la sala de audiovisuales. Yo no me sentía cómodo. Me parecía que la imagen no era la adecuada. Me siento más tranquilo cuando las hago desde casa. Y empezamos después de algún cambio en la distancia en la que estaba con el ordenador.

La conversación fue fácil. Creo que Fernando se sintió a gusto. Yo había preparado bastantes temas, más de 20 para hablar: desde la salud pública en España en febrero, el CCAES, marzo y el confinamiento, el estudio de Álex Arenas, la desescalada, diciembre y Navidades, los expertos, las cifras y la vigilancia epidemiológica, la atención primaria, la comunicación diaria y la presencia de militares... Me quedaron temas en el tintero cómo las muertes y el duelo, la opinión vs. información, el hecho que un funcionario sea el portavoz, los ministros/as, la Agencia de salud pública, Madrid y las comunidades autónomas o la Evaluación.

Eran casi las tres. Habíamos terminado. Me dijo Fernando que tenía muy poco tiempo para terminar de preparar las cosas para la rueda de prensa que tenía esa tarde. Salí de la sala. Apagué las luces y me fui de la EASP. Trabajo hecho. Aquí el enlace. Viendo la entrevista me parece importante destacar algunos aspectos que dijo en la conversación que mantuvimos:

La toma de medidas y la información para acertar con ellas: “Nosotros ya te digo, llevábamos días, yo creo que desde el veintialgo de febrero buscando como locos información que nos pudiera hacer entender si teníamos que dar un paso más o no, y a medida que vamos recibiéndola vamos planteando opciones, primero ya te digo mucho más progresivas, probablemente de lo que la gente recuerda, pero se iban tomando medidas muy progresivas y llega un momento en el que nos damos cuenta de que, primero, no vamos a poder contra las transmisión porque la información que tenemos no representa la situación actual si no lo que estaba pasando, y esto iba mucho más rápido de lo que podíamos prever, en ese momento era 9, 10 11 de marzo, y luego porque empezábamos a ver la saturación de algunos servicios hospitalarios y esa parte ya fue en dos pasos. Yo recuerdo cuando fuimos la primera vez, ya nos habíamos reunido con el Comité de seguimiento del covid, en el que participaba el Presidente, 3 o 4 semanas, y nos habíamos reunido una vez a la semana,  pero a partir del día 10 de marzo nos reuníamos diariamente, y fue entre el día 10 y el 12 que tuvimos que conseguir toda la información que permitía justificar la medida de tenemos que confinar al país, tenemos que reducir la movilidad mucho si queremos que esto se controle”.

Sobre la decisión del confinamiento: “Lo de confinar, lo deciden ellos, los ministros y el presidente, nosotros le decimos que tenemos que conseguir que la gente no se junte, no se mueva, no se mezcle y hasta este nivel, ahora como hacerlo, nosotros no sabemos. Entonces, cuando estas contando esto, primero tienes muchísimas dudas, ten en cuenta que en España desde la guerra no se había declarado un estado de alarma, había habido uno con los controladores aéreos pero que afecto a os controladores y a una unidad del ejercito que los sustituyo y no más para que pasaran a controlar, la gente ni se enteró que había un estado de alarma, y ahora estábamos proponiendo algo que desde el punto de vista de una persona, que aunque yo nací en la dictadura, me había criado en una democracia, es muy duro. Son situaciones que dices jo… el estado de alarma, para que la gente se quede en su casa y no pueda salir. Te lo planteas y tienes muchas dudas, pero al mismo tiempo tienes toda la información sanitaria, todo lo que está pasando en el país y todo lo que esta pasando en otros países en los que dices, pero y si no lo hacemos vamos a tener una pandemia de verdad, que luego la hemos tenido, vamos a tener una pandemia enorme”.

Y termina su intervención con una larga respuesta sobre cuatro cosas que se tenían que haber hecho hace muchos años.

Y dice: “Ni dos, ni tres, yo creo que llevamos ya 21 años del siglo XXI y creo que hay cosas que en el siglo XXI que deberíamos haber atacado antes. Es verdad, que la crisis no ayudó, pero yo creo que las deberíamos haber atacado”.

1. Nuestro sistema de Atención Primaria (AP) no estaba bien dimensionado en cuanto a profesionales. Nuestro sistema de AP es algo que pocos países tienen, un equipo de primera línea que actúa como una barrera, tan potente, tan buena y tan exitosa como la que hemos tenido nosotros y se ha visto claramente en esta pandemia que hemos estado esquilmando o acabando con ese recurso tan bueno que teníamos. Ahora yo creo que vamos a conseguir que la AP tenga el sitio que tiene que tener. Yo creo que es clave, ya no por cuestiones puramente sanitarias desde el punto de vista médico asistencial, si no porque son nuestra primera entrada de comunicación y de formación de nuestra población y creo que eso teníamos que haberlo hecho desde mucho antes. No depende de mí, pero sí que desde mi puesto y todos los que estén oyendo esto desde sus puestos, podríamos haber hecho mas para conseguir que eso se hiciera. No se si mucho, poco, poquito, pero todos tenemos en un momento dado el poder de influir en alguien que puede llegar a buen puerto alguna de estas iniciativas. Yo por mi parte no lo hice bien, eso lo tengo clarísimo.

2. Creo que tenemos que tener más reservas estratégicas de las que tenemos. Hemos estado durante años fijándonos en algunas, pero desgraciadamente, y tenemos algunas desde hace tiempo, pero nos hemos dejado para mas tarde las que eran mas importantes ahora. Dicho eso, es verdad que desde el Estado nunca podremos ni creo que debamos tener reservas estratégicas para toda la población. Nuestras reservas estratégicas que probablemente serían de EPIs, tanto productos sanitarios como de protección personal, probablemente deben dirigirse a garantizar la autosuficiencia durante un periodo, no muy largo porque tampoco se puede, serían millones de mascarillas, de guantes, de batas que se gastan diariamente en España, por lo tanto podemos garantizar una cierta cantidad durante un periodo pero tenemos que conseguir mecanismos para que en ese periodo se puedan obtener los mecanismos  de aprovisionamiento. Yo creo que si que podemos tener un almacenamiento suficiente y ya se está trabajando muy duramente en ello y ya tenemos. Si que creo que en España y en otros países del mundo hemos fallado con nuestra visión de la globalización. La globalización se ha convertido en que un solo país nos provee a todos de todo y eso ha sido un error enorme. No quiere decir que tengamos que fabricar todos los días mascarillas en España, pero no podemos permitir que el único país que fabrica, que puede fabricar y que sabe fabricar mascarillas en el mundo, sea China. Tenemos que conseguir unos mecanismos empresariales en España que si es necesario activar producción local, se active, si podemos que alguien produzca, aunque sean pocas, rutinariamente en España y que se le garantice que se le van a comprar aunque sean un poco más caras y que se distribuyan en el sistema para mantener esa capacidad en activo, a mi me parece bien, pero si es demasiado costoso, por lo menos tener mecanismos para que en tres días una empresa con la que se ha acordado algo pueda activar la producción en España y eso tenemos que trabajarlo a medio y largo plazo, a corto y medio plazo y quizás tendríamos que haberlo pensado antes. Yo creo que eso son cosas previas que tendríamos que hacer.

3. Teníamos que haber reforzado nuestro sistema de vigilancia. Llevamos en el Ministerio ya bastante años intentando implementar la Ley General de Salud Publica de 2011 y uno de los aspectos claves de la Ley General de Salud Publica es la Red de vigilancia en Salud Publica, teníamos que haber conseguido una red de vigilancia con todos esos sistemas de información y teníamos que haberlo conseguido ya. No hemos podido hacerlo por múltiples razones y yo es verdad que he hecho esfuerzos, pero a lo mejor no he hecho todos los esfuerzos que debía haber hecho o no he tenido el tiempo para hacerlos, no lo sé, pero desde luego ahí sí que el no tenerlo ahora quizás en parte sí que pueda tener yo una parte de responsabilidad.

4. Técnicamente tenemos que tener una unidad de modelización nacional que haga modelos pero que coordine a otros modalizadores, pero sobre todo que garantice que los modelos incluyen información técnica especifica del problema que nos permita fiarnos de esos modelos. Eso yo creo que es clave y lo vamos a hacer, no se si en dos meses, tres o un año, pero lo vamos a hacer y vamos a hacer mas cosas y yo creo que todo esto son mas lecciones aprendidas que cosas que hubiéramos cambiado.

Una conversación agradable, interesante, de éstas que uno cree que es bueno que se escuche para saber mejor qué hacer y cómo hacerlo. Con todo esto dicho por Fernando Simón, está claro que es necesario seguir adelante con el fin de salir lo más pronto posible de ésta situación. Lo necesitamos. Con algunos cambios en las maneras de pensar y hacer.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído