captura_de_pantalla_2016-04-07_a_las_0.53.46.png
captura_de_pantalla_2016-04-07_a_las_0.53.46.png

El tratado militar España-EE.UU lo tiene previsto al reconocer que Estados Unidos nos indemnizará en caso de accidente nuclear.

Quienes, como los países de la OTAN y otros, fabrican armas de destrucción masiva para freir, como en Hiroshima, a decenas de miles o a millones de seres humanos, nos recuerdan ahora que los terroristas también podrían atentar contra centrales nucleares en Occidente o usar armas nucleares de algún tipo o hacer reventar armas nucleares de los arsenales conocidos.
 
Los estados demoníacos (Irán, Corea del Norte...) más los terroristas (EI) son acusados, precisamente ahora que arrecia la ofensiva mediática que trata de justificar el intervencionismo occidental sobre Oriente Medio, de poder causar un día un desastre nuclear en el planeta, al tiempo que los estados democráticos (USA, Reino Unido...), poseedores de arsenales nucleares que son en sí mismos un crimen de lesa humanidad, se autopublicitan a bombo y platillo como salvadores del género humano y de la vida. No se me ocurren otras palabras para calificar estos juegos verbales que los poderosos practican en las cumbres de seguridad que las de ‘espantoso’ y ‘apocalíptico’. Dicen que controlan la proliferación nuclear, pero no es verdad porque ellos tienen decenas de miles de armas de destrucción masiva y siguen empleando muchos miles de millones de dólares en mantenerlas, y si algo ocurre, dicen en una miserable maniobra de autoexculpación, será culpa de los terroristas.
 
Entonces, el Nobel de la Paz y amo de medio planeta, el sr. Obama, señala con el dedo a los robagallinas del club nuclear que él preside, mientras que nuestro ministro de Asuntos Exteriores en funciones, sr. Margallo, tampoco se corta y aprovecha para añadir "acuerdos alcanzados", entre los que citó el de "la base de Morón (Sevilla, sur español) que era temporal y ahora es permanente" para la presencia de las fuerzas estadounidenses. España y EEUU firmaron el pasado octubre en Madrid una declaración de intenciones para alcanzar lo antes posible un acuerdo para proceder a la rehabilitación del entorno de Palomares y el traslado de tierras contaminadas, reparando así un "error" casi 50 años después del accidente radiactivo que ocurrió en esa localidad de la provincia española de Almería.
 
La conclusión de todo esto es muy fácil: terrorismo nuclear sería atentar contra los poseedores de los arsenales nucleares (por ejemplo: que el ISIS atentara contra el arsenal nuclear de Israel), los cuales poseedores no son terroristas. Y las preguntas que se derivan de las apocalípticas palabras de Obama son, básicamente, tres: a) ¿qué medidas de militarización y recortes de libertades vienen ya en camino detrás de esas palabras? b) ¿los servicios de inteligencia de algún país de la OTAN -cuando así lo estimen oportuno- cometerían un inexplicable fallo de seguridad que provoque un atentado nuclear o amago de atentado nuclear que, a su vez, de pie al empleo de armas atómicas tácticas por parte del país agredido? c) ¿el sur de España puede ser objetivo de un atentado terrorista de tipo nuclear? ¿Qué medidas se van a tomar para prevenir dicha posibilidad? ¿Qué medidas para, en caso de que se produzca, la población sufra el menor impacto posible?
 
Cabe la posibilidad de que un día, en la Bahía de Cádiz o en la de Algeciras, ocurra una catástrofe nuclear. El tratado militar España-EE.UU lo tiene previsto al reconocer que Estados Unidos nos indemnizará en caso de accidente nuclear causado por un reactor de uno de sus buques de guerra en territorio español "como consecuencia de un accidente nuclear causado por cualquier otro componente nuclear estadounidense". Por todo ello no solamente hay que adelantarse a un posible ataque terrorista en esta zona llena de instalaciones militares de primer nivel, sino que hay que alzar la voz, con mucha determinación, no solamente contra esos terroristas, sino también contra la existencia misma de las armas nucleares y las bases de la OTAN que las albergan.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído