General Varela, en San Fernando.
General Varela, en San Fernando.

El paisaje urbano de la ciudad no es neutral. De las calles y plazas de cada pueblo debería emanar una pedagogía de convivencia y respeto que impregne a los ciudadanos. Pero eso no ocurre si de las esquinas cuelgan ejemplos de intolerancia y se exhiben rastros de ideologías opuestas a la democracia. Por eso conviene recordar que cuando una sociedad se organiza en torno a la voluntad popular, es nuestra obligación ser beligerantes contra la intolerancia que emana de postulados ideológicos próximos al franquismo… porque el franquismo es un régimen indeseable, condenable y criminal. Lo era hace ochenta años y lo es hoy. El franquismo y sus herencias ideológicas no se pueden justificar desde la decencia.

Cuando se inicia el año 2021, en la ciudad de San Fernando existen demasiadas calles dedicadas a personajes vinculados con la dictadura del general Franco. Pero ya no podemos apelar a la ignorancia para justificar su permanencia en el callejero de la ciudad. Hoy conocemos las trayectorias personales de muchos de esos personajes con calle, y la simple lectura de ciertos nombres ofende a la decencia, porque implica normalizar el crimen, supone la aceptar la sublevación militar como principio político válido y supone admitir la represión como método para perpetuarse en el poder. La mínima responsabilidad cívica nos impide aceptar estas premisas.

Hay en San Fernando calles con nombres de alcaldes que colaboraron, abierta y decididamente, en la represión política y social que se desplegó en la ciudad desde el 18 de julio de 1936. Fueron alcaldes que sirvieron a una dictadura militar de carácter fascista…

«…en origen, naturaleza, estructura y conducta general, el régimen de Franco es un régimen de carácter fascista, establecido en gran parte gracias a la ayuda recibida de la Alemania nazi de Hitler y de la Italia fascista de Mussolini».

Así lo definió y condenó la Asamblea General de las Naciones Unidas el 12 de diciembre de 1946, precisamente en los años en los que los alcaldes en cuestión actuaron. Estos mandatarios isleños fueron dirigentes políticos que colaboraron con un Estado ilegal. Las víctimas de la represión en esta ciudad (los asesinados y los perseguidos), que lo fueron bajo los mandatos de estos alcaldes, no merecen la afrenta de ver sus nombres rotulados en las calles. Su permanencia supone, en nuestra opinión, enaltecimiento del golpe militar de 1936, de la represión posterior y de la impunidad.

Permanecen en la ciudad calles con nombres de militares —fundamentalmente marinos— que participaron en el bando sublevado de la guerra civil española y que desarrollaron posteriormente una dilatada y brillante carrera militar, incluso regalaron a la ciudad una valiosa contribución política e intelectual. Todos esos militares tuvieron que demostrar inevitablemente su adhesión a la dictadura militar que se iniciaba el 18 de julio de 1936 y, con ella, acataron la cobertura ideológica de carácter fascista que adoptó el nuevo Estado. Aceptamos que un número indeterminado de ellos —nunca sabremos cuántos— se vieron arrastrados por la pulsión de sobrevivir y asumieron como inevitable la obediencia a una cadena de mando que traicionó la promesa de adhesión a la II República. Entendemos que esos militares se dejaron arrastrar por la supuesta obediencia debida a sus superiores, porque la mínima objeción habría implicado una ejecución inmediata y extrajudicial. Y en el mejor de los casos, un consejo de guerra sumarísimo en el que los militares rebeldes y traidores les acusarían precisamente de rebelión militar con pésimas consecuencias.

«Los militares que se opongan al Movimiento de Salvación iniciado serán pasados por las armas por los delitos de lesa patria y alta traición a España». [En el Decreto nº 2 de la Junta de Defensa Nacional. Burgos, 25 de julio de 1936]

Pero no todos los militares se sumaron a la rebelión iniciada en San Fernando el 18 de julio. Los hubo que cuestionaron las órdenes, o dudaron simplemente, o tenían filias republicanas o masónicas. Todos estos lo pagaron con su vida. Son los casos del comandante de Infantería de Marina Manuel de Sancha Morales, los capitanes del mismo cuerpo Antonio García Molés y Enrique Paz Pinacho, del teniente de navío en la reserva Ramón Alba Guerrero, los capitanes de corbeta Fco. Javier Biondi Onrubia y Virgilio Pérez Pérez, el maquinista Francisco Baptista Florenza, el condestable de la Armada Federico Beltrán del Castillo, los oficiales de Sanidad de la Armada José E. Ordaz Martínez, Antonio Martín Yarza, Antonio Zambonino Cano, etc., etc., etc. Eran militares, eran españoles fieles a la promesa de lealtad y murieron en La Isla. Ninguno de ellos, por supuesto, pudo demostrar su amor a la patria ni desarrollar una brillante carrera profesional. Simplemente fueron asesinados en 1936. Ninguno de ellos pudo hacer méritos para tener una calle en su ciudad. [Véanse militares leales a la República muertos en San Fernando: Por la dignidad de los militares muertos]

Desgraciadamente, todos los militares que se sumaron a la rebelión —unos abierta y decididamente, otros por pura supervivencia— lo hicieron para servir a un régimen ilegal. Sus carreras profesionales a partir de esa inflexión están vinculadas a valores incompatibles con la democracia. No obstante, si existiesen en San Fernando calles dedicadas a militares que no dirigieron la insurrección, no participaron en la represión posterior y contribuyeron de alguna manera al entramado cultural de San Fernando, entenderíamos su permanencia en el callejero. En estos casos damos por hecho que fueron las autoridades franquistas las que los utilizaron para engrosar la iconografía del Régimen. No cuestionaríamos la valía personal, ni la profesionalidad del personaje, sino el uso partidista que hizo la Dictadura de estos hombres.

Pero hubo militares que organizaron la sublevación y/o participaron conscientemente en la guerra posterior y, en consecuencia, asumieron las consecuencias de sus actos. Para fortuna de ellos, resultaron victoriosos y sus decisiones personales fueron recompensadas con una notable carrera militar y con reconocimientos en el ámbito municipal. Por eso algunas calles de San Fernando siguen dedicadas a militares que se alzaron contra el gobierno legítimo de la II República. Eligieron libremente colaborar con la sublevación y, por tanto, cometieron un evidente delito de rebelión contra la legalidad, delito que hoy día sigue impune. Esa decisión les hizo ser presuntos cómplices y/o tener responsabilidad en las detenciones ilegales, torturas y muerte de aquellos isleños susceptibles de oponerse al Movimiento Salvador de la Patria. Así mismo, pudieron ser responsables directos o indirectos de un número indeterminado de incautaciones de bienes, de cárcel, de exilio. Y como miembros de un plan general abiertamente criminal, son responsables en función de la punibilidad del plan…

«Líderes, organizadores, instigadores y cómplices que participen en la formulación o ejecución de un plan general o conspiración, para cometer cualquiera de los crímenes antes citados, son responsables de todos los actos realizados por cualquier persona que ejecute dicho plan…». [En Diligencias Previas Procedimiento abreviado 399 /2006 v, de 16 de octubre de 2008. Juez Garzón, citando el Estatuto de Nüremberg (8 de septiembre de 1945)]

En consecuencia, las carreras profesionales de estos militares parten de un comportamiento desleal e ilícito, es decir, parten de la máxima vergüenza que puede perpetrar un militar: quebrantar su promesa o juramento de acatar las leyes, en este caso promesa de fidelidad a la República para defenderla y servirla bien:

«Prometo por mi honor servir bien y fielmente a la República, obedecer sus leyes y defenderla con las armas».

Todos los militares traidores habían prometido defender precisamente a la República, no a una esotérica Patria diseñada ad hoc para justificar cualquier acto de rebeldía. Posiblemente no hay mayor deshonor para un militar que levantar sus armas contra sus propios compañeros y contra los ciudadanos que le otorgaron su confianza. Estos últimos militares no caben en el callejero de San Fernando, lo dice la ley que emana de la voluntad popular, y mantenerlos sería justificar y dar cobertura a la barbarie que se desplegó en este pueblo a partir del 18 de julio de 1936. Es nuestro deber, si tenemos ese conocimiento, exponerlo.

Y aún existen calles dedicadas a personas que avivaron la traición de los militares insurrectos, entendieron las tropelías de la Falange y demonizaron a los republicanos como antiespañoles. Por tanto, justificaron lo que estaba pasando en la ciudad, es decir, justificaron el exterminio físico de los posibles opositores políticos y sociales al Glorioso Movimiento Nacional. Máxime cuando desde su pretendida ascendencia moral declamaban justificaciones vistiendo sotana o blandiendo la pluma con destreza. Consideramos que tales personajes tampoco deberían tener una calle en San Fernando.

En nuestra opinión, eliminar de nuestras calles los vestigios de la dictadura franquista «...representa un paso fundamental hacia la realización del derecho a la verdad de todas las víctimas de graves violaciones de derechos humanos…» que ocurrieron en San Fernando. Pero, sobre todo, será un acto de justicia y valentía política que nos acerque a la conclusión de un ciclo histórico.


CALLES y ROTONDAS DE SAN FERNANDO CUYAS DENOMINACIONES PODRÍAN SER CONTRARIAS A LAS LEYES DE MEMORIA HISTÓRICA Y DEMOCRÁTICA DE ESPAÑA Y ANDALUCÍA

Enero de 2021

CALLE ALCÁZAR DE TOLEDO

CALLE ALMIRANTE BATURONE COLOMBO

CALLE ALMIRANTE CERVERA

CALLE ALMIRANTE FAUSTINO RUIZ

CALLE ALMIRANTE FRANCISCO MORENO

CALLE ALMIRANTE GARCÍA DE LOMAS

CALLE ALMIRANTE SALVADOR MORENO

CALLE ANTONIO RODRÍGUEZ

CALLE BATALLA DEL EBRO

CALLE BENITO CELLIER

CALLE CABO DE INFANTERÍA DE MARINA BENÍTEZ MORERA

CALLE CAPITÁN ÁNGEL SEVILLANO

CALLE CASTILLO DE OLITE

CALLE CENTURIA ISLA DE LEÓN

CALLE CONCHA PÉREZ BATURONE

CALLE CORONEL GABRIEL MOURENTE

CALLE EL PARDO

CALLE FERROL DEL CAUDILLO

CALLE GENERAL GARCÍA DE LA HERRÁN

CALLE GENERAL PUJALES

CALLE HERMANOS LAGARDE

CALLE HERMANOS LAULHÉ

CALLE HÉROES DEL BALEARES

CALLE JOSÉ GIL SÁNCHEZ

CALLE JOSÉ QUETAR

CALLE LUIS MILENA

CALLE PADRE FRANCO

CALLE CAPITÁN CONFORTO

CALLE RUIZ AHUMADA

ROTONDA ALMIRANTE GÓMEZ-PABLOS

(Esta lista está extraída del nomenclátor confeccionado por don Juan José Maruri Niño)

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios (2)

Napoles bendito Hace 18 días
Reviente usted, don Francisco. No se corte...
Francisco Hace 10 meses
Me revienta que haya gente que dedique su tiempo a estos menesteres que no sirven para nada en vez de dedicarlo a tareas constructivas.
Ahora en portada
Lo más leído